Las bandas de música suenan en la campaña

Las bandas de música suenan en la campaña

La izquierda vuelve a captar a un dirigente de las sociedades musicales con el fin de acercarse al mayor 'lobby' cultural de la Comunitat

BURGUERA VALENCIA.

Si la fuerza de las fallas, y de los falleros, siempre ha sido un factor político muy tenido en cuenta en la ciudad de Valencia, la de las bandas de música nunca ha dejado de sonar en la Comunitat. Los dos últimos presidente de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat (FSMCV) han aparecido en espacios destacados de las listas electorales de la izquierda. Uno se va y otro llega. Pedro Rodríguez, actual presidente (fue reelegido en agosto del año pasado) irá en las listas socialistas para el Senado. El anterior, Josep Almería, fue en las listas de Podemos para Les Corts en 2015. Ayer, Almería anunció que se desvincula del ámbito podemista.

El ya exdiputado abandonó la FSMCV en octubre de 2014. Siete meses después se incorporó al escaño de Les Corts. Las intervenciones de Almería en la comisión sobre las instituciones feriales han resultado escasamente incisivas para el gusto de una parte de su grupo parlamentario, y su papel como fiscalizador parlamentario de la Conselleria de Economía e Industria no ha sido tampoco demasiado punzante. «Nos hemos tenido que morder la lengua muchas veces con Climent (el conseller), ser constructivos y destacar más su buena voluntad que sus resultados», indicó una diputada morada, quien considera que «no se le ha sacado partido, hubiera dado más caña si le hubieran dejado».

En el caso de Rodríguez, su presencia en las listas socialistas estuvo a punto de generar un problema de alto nivel. Se pretendió que fuera en el número nueve de la lista a Les Corts por Valencia, lo que propició un rechazo frontal por parte de Mercedes Caballero. La secretaria general del PSPV en la provincia hizo valer su propuesta y el peso del sanchismo en la candidatura de Puig, y Rodríguez encontró acomodo en la candidatura al Senado. Antes que ellos, otro presidente de la FSMCV, Vicente Escrig, fue diputado por el PSPV en Les Corts de 2003 a 2007. ¿A qué se debe tanto interés por incorporar a las listas políticas a los líderes de las entidades musicales valencianas?

Pedro Rodríguez, sucesor de Josep Almería en la FSMCV, también le da el relevo en la política

La FSMCV, según explica la federacíón en su propia web, agrupa a 550 sociedades musicales y en sus escuelas hay 40.000 músicos, 60.000 alumnos y más de 200.000 socios. Las sociedades están presentes en el 95% de los municipios de más de 500 habitantes.

«El mundo de las bandas es quizá el que tenga más ramificaciones en la Comunitat. Su capacidad de influencia es evidente», comenta la diputada morada, si bien otros miembros de Podemos consideran que esa capacidad de arrastre social es relativa. «Es que la Federación no tiene un control sobre todo el movimiento asociativo porque el mundo de las bandas es muy diverso. En algunos pueblos están enfrentadas entre ellas, y luego no es lo mismo las grandes bandas que las pequeñas, no defienden los mismos intereses», explica un exalto cargo del PP en la Conselleria de Educación, que considera que las sociedades musicales «son el grupo de presión más potente que hay en el sector cultural valenciano junto a la caza y el deporte».

«Mi trayectoria política en Podemos finaliza aquí, con estas líneas, desde las que quiero agradecer al Consejo Ciudadano Valenciano su invitación a participar activamente en la vida política autonómica», señaló ayer Almería en un comunicado donde señala que «es público y notorio que el proyecto político de Podemos ha ido experimentando un fuerte viraje ideológico en los dos últimos años. No compartir ese proyecto, muy alejado de la transversalidad que nos ilusionó a muchas personas en 2015, aconseja desvincularse del mismo, en mi opinión, y desearle suerte y buen hacer».