Artur Mas podrá optar de nuevo un cargo público a partir de febrero de 2020

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, en una imagen de archivo. /Efe
El expresidente de la Generalitat Artur Mas, en una imagen de archivo. / Efe

El Supremo confirma los 13 meses de inhabilitación al expresidente catalán por la consulta del 9-N, cuya desobediencia fue «deliberada, consciente y contumaz»

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El Tribunal Supremo ha dado a conocer este miércoles la sentencia sobre la consulta popular realizada el 9 de noviembre de 2014 en Cataluña, cuyo fallo se adelantó el pasado 17 de diciembre. La Sala Segunda (de lo Penal) ha confirmado la condena a 13 meses de inhabilitación para empleo o cargo público para el expresidente de la Generalitat (2010-2016), Artur Mas.

El expresidente del PDeCAT hasta hace un año podrá volver así a optar a un cargo de responsabilidad a finales de febrero de 2020, cuando cumpla la condena firme del alto tribunal, si así lo desea.

No obstante, Mas tiene otro frente abierto en el Tribunal de Cuentas, que en noviembre pasado le condenó a devolver 4,9 millones de euros utilizados de forma indebida para la financiación de la consulta pese a haber sido suspendida por el Tribunal Constitucional.

Esta sentencia, que ha sido recurrida ante el órgano fiscalizador, afecta también a la exvicepresidenta Joana Ortega y a los exconsejeros Francesc Homs e Irene Rigau, como responsables solidarios de la millonaria multa. En el caso de Mas, tiene embargados de forma provisional parte de sus bienes para hacer frente al total de la cuantía si el resto de condenados se declaran insolventes.

«El responsable soy yo y mi gobierno»

Con respecto a la sentencia del 9-N en el Supremo, la Sala destaca que la actitud del expresidente fue «deliberada, consciente y contumaz» y que, pese a la advertencia del Constitucional, dijo públicamente que él era responsable de abrir los colegios aquel día. «Soy yo y mi gobierno». Esas palabras, señala la sentencia firmada por el magistrado Antonio del Moral, «están más próximas a una actitud desafiante que a la psicología de una persona atormentada por el afán de conciliar el respeto al mandato constitucional con sus compromisos con sus electores».

Mas fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña a 24 meses de inhabilitación por un delito de desobediencia, pero el Supremo lo deja ahora en 13 meses, equiparándola a la de Francesc Homs, primer juzgado por el 9-N en el alto tribunal en su condición de aforado.

Más información