Ciudadanos responsabiliza a Marlaska del acoso a su comitiva en el desfile del Orgullo Gay

La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas (c), junto al líder de Cs en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (d), y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (2ªi)./efe
La portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas (c), junto al líder de Cs en la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (d), y la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís (2ªi). / efe

Arrimadas pide la dimisión por alentar al odio del ministro del Interior, quien señaló que la formación liberal pacta de forma «descarada y obscena» con Vox

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El desfile en Madrid con motivo del Orgullo Gay se convirtió este domingo en un arma política. La blandió Ciudadanos para responsabilizar al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, del acoso que sufrieron sus dirigentes durante la marcha, y que incluyó algún lanzamiento de botellas y muchos insultos contra la comitiva liberal. Inés Arrimadas llegó este domingo a exigir la dimisión de Marlaska, al que acusó de «alimentar el odio» y de actuar como «un incendiario irresponsable».

El sábado, el juez de la Audiencia Nacional en excedencia criticó a Ciudadanos por, en referencia a Vox, «pactar de una forma descarada y obscena con quien trata de limitar derechos LGTBI». Suficiente para que Arrimadas considere que él, Pedro Sánchez y Unidos Podemos estuvieron detrás del grupo de personas que se plantó ante la comitiva del partido liberal para impedir que avanzara a lo largo del recorrido. Finalmente, los dirigentes liberales se vieron obligado a abandonar la manifestación escoltados por la Policía Nacional.

Además de Arrimadas, formaban parte de la comitiva los diputados Marcos de Quinto, Patricia Reyes y Miguel Gutiérrez, o la vicealcaldesa de Madrid Begoña Villacís. Todos ellos marcharon, mientras pudieron, en medio de importantes medidas de seguridad.

La portavoz parlamentaria equiparó la situación del sábado a otros actos de acoso a manos del independentismo que ya sufrió cuando lideraba al partido en Cataluña. Arrimadas, incluso, llegó a comparar a Marlaska con el presidente de la Generalitat. Lo hizo recordando la ocasión en que Quim Torra alentó a los Comités de Defensa de la República (CDR) a «apretar» contra los constitucionalistas.

La dirigente liberal concluyó su análisis de los hecho con una advertencia a las fuerzas de izquierda. «Si se creen que nos vamos a callar y permitir que se meta a nuestros votantes en el armario ideológico y que se adueñen de España y del movimiento LGTBI y del 8M es que no nos conocen», les dijo a PSOE y Unidas Podemos.

Ciudadanos recibió el apoyo de PP y de Vox. El secretario general de los populares condenó los actos de «quienes creen que la calle es suya». Por su parte, Santiago Abascal señaló que «es triste constatar que los cordones sanitarios y el silencio han animado esas agresiones y alimentado el monstruo totalitario». El presidente de Vox aprovechó la ocasión para exigir que se retiren las subvenciones públicas «a los violentos y a los amparadores».

El PSOE defiende al ministro de las «infamias»

Desde el PSOE, en cambio, se acusó a Ciudadanos de intentar sacar rédito político a lo ocurrido el sábado. Lo hizo su vicesecretaria general, Adriana Lastra, a través de Twitter. «La capacidad de manipulación de Cs llega a límites insospechados: tratan la mani del Orgullo como una mani fascista, mientras la mani de Colón, junto a Vox y La Falange, la denominan constitucionalista», destacó la número dos de los socialistas. El PSOE salió a defender este domingo a Marlaska, que forma parte del Consejo de Ministros en calidad de independiente. Desde Ferraz se denunciaron las infamias contra el juez, «una persona comprometida, valiente y firme defensora de los derechos LGTBI».

Más información