Álvarez de Toledo da por sentado que Feijóo «integrará» pese a su rechazo a Galicia Suma

Álvarez de Toledo comparece ante los medios antes del encuentro de la Diputación Permanente. /Mariscal / EFE
Álvarez de Toledo comparece ante los medios antes del encuentro de la Diputación Permanente. / Mariscal / EFE

Ciudadanos y Vox vuelven a rechazar la coalición electoral que propone el PP para las generales y reivindican tener un «proyecto propio»

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

El PP garantiza que no «escatimará ningún esfuerzo» para que prospere su propuesta de coalición electoral bajo la marca España Suma. Los populares aspiran a una alianza en la derecha, fundamentalmente con Ciudadanos, que mejore sus opciones en las urnas, y una de sus más firmes defensoras, Cayetana Álvarez de Toledo, ha dado por sentado que el presidente gallego pondrá de su parte, pese a haber rechazado la fórmula de Galicia Suma en un territorio en el que el partido tiene mayoría absoluta. «Estoy convencida de que el señor Feijóo hará todo lo posible para integrar y sumar también en su comunidad», ha asegurado la portavoz de la formación conservadora en el Congreso.

El PP gallego ya había declinado aplicar la estrategia de unión electoral en su próxima cita con las urnas. Y este fin de semana Núñez Feijóo se reafirmó: «En Galicia ya existe una fórmula que suma a la inmensa mayoría de los gallegos que es el Partido Popular». Allí, Ciudadanos no obtuvo representación parlamentaria en las últimas elecciones autonómicas y Vox no logró diputados en las generales del 28 de abril.

En realidad, la dirección nacional reconoció que, pese a haber registrado la marca Suma en todos los territorios, en el de Núñez Feijóo las circunstancias eran distintas. Y desde la cúpula, por lo tanto, se relativizó ayer que uno de sus barones más importantes optara por concurrir sólo con las siglas del partido. Aun así, esta mañana Álvarez de Toledo ha insistido a su llegada a la Diputación Permanente del Congreso: «Es una persona capaz de integrar y capaz de sumar y estoy segura de que él también lo hará».

La portavoz parlamentaria del PP acababa de reivindicar la propuesta de España Suma con la vista puesta en Ciudadanos, partido del que espera que abandone su «inmovilismo, sus reticencias y su rechazo» para constituir la alianza. Los liberales, sin embargo, han vuelto a dar la espalda hoy a la oferta electoral.

Nuevos frente a viejos

Tanto Ciudadanos como Vox, a quien el PP llegado el caso no descarta dentro de España Suma, han reiterado que su intención es defender una apuesta «propia», al margen de que se puedan alcanzar acuerdos de programáticos o de gobierno tras las elecciones, como ha ocurrido en la Comunidad de Madrid, Andalucía, Castilla y León y Murcia. La portavoz de los liberales, Inés Arrimadas, ha marcado, además, distancias con el argumento de que el suyo es un proyecto «limpio, regenerador y de centro liberal». «Somos un partido nuevo, sin casos de corrupción, sin mochilas del pasado, que no tiene miedo a levantar las alfombras, a abrir los cajones», ha zanjado.

También Vox ha empleado los mismos términos. «Cada día notamos más que la sociedad demanda una opción como la nuestra -ha defendido el exdiputado popular Ignacio Gil Lázaro, ahora representante del partido de Abascal-. Los partidos clásicos, incluidos los que eran nuevos hace pocos años, sin incapaces de desbloquear la situación».