Alicante se convierte en el gran terreno de la batalla electoral entre el PP y los socialistas

José Císcar, ayer en Les Corts. / JESÚS SIGNES
José Císcar, ayer en Les Corts. / JESÚS SIGNES

El dirigente del PSPV Ángel Franco, citado por Anticorrupción para explicar el presunto intento de comprar el voto de Belmonte

BURGUERA VALENCIA.

«La reconquista de la Comunitat Valenciana empieza en el sur». Así lo anunció Isabel Bonig, presidenta del PPCV, el pasado mes de abril, cuando por una carambola mal resulta entre los partidos del Botánico, la Alcaldía de la capital alicantina recayó en las manos de los populares. La reacción del Consell se sustanció el pasado martes El presidente Ximo Puig, durante su discurso de Debate de Política General en Les Corts, desgranó una retahíla de actuaciones en las que el protagonismo alicantino no pasó inadvertido para nadie, y menos para el referente del PP en la provincia, José Císcar, que ayer se empleó de manera inusual en el debate de las propuestas de resolución. El presidente provincial del PP en Alicante recriminó a las filas botánicas su trato a la provincia del sur, donde los populares continúan registrando buenos resultados y cuota de poder municipal y provincial. Si el Consell, y especialmente, el PSPV, pretende repetir en la Generalitat, deberá disputar los votos alicantinos, región donde tienen mayor recorrido de mejora y que, sin embargo, parece que no logran recuperar terreno a la derecha.

El exvicepresidente del Consell, político de arranque diésel, demostró ayer que guarda combustible de alto octanaje para las ocasiones pertinentes. Precisamente, también ayer, se supo que el custodio del frágil equilibrio del PSPV en Alicante, Ángel Franco, ha sido citado por la fiscalía anticorrupción como investigado por el presunto intento de comprar el voto de la expodemista Nerea Belmonte. Se supone que Franco, factótum de los socialistas alicantinos, maniobró cuando se produjo aquella carambola que ha situado a Luis Barcala al frende del Ayuntamiento de la capital de la provincia. La fiscalía investiga si Franco intentó comprar el apoyo de Belmonte a la candidata del PSPV a la Alcaldía, Eva Montesinos. En su declaración previa, la exconcejal de Podemos señaló al exsenador socialista como el artífice del intento de compra. A la vez que todo eso se desveló en Alicante, en Les Corts se produjo un debate sobre propuestas de resolución en materia agrícola donde Císcar se manejó con especial virulencia verbal para descalificar las actuaciones del Consell y los recientes anuncios de Puig en relación, siempre, con la provincia de Alicante, en el punto de mira electoral de los dos grandes partidos.

Puig anunció el martes un plan de implantación de empresas en Distrito Digital de Alicante, acelerar la reversión del área de salud de Dènia y la construcción de una infraestructura biomédica en Alicante. Los 'ximoanuncios', tal y como los bautizó Podemos fueron señalados desde la propia bancada botánica como un guiño a los alicantinos con el objetivo de intentar no perder terreno electoral frente al PP. Ayer, Císcar subió a la tribuna de oradores de Les Corts con insólito brió. «El presidente Puig ofreció una serie de 'fake news' (noticias falsas) sobre Alicante que volverán a convertirse en los incumplimientos que se han producido esta legislatura», señaló el presidente provincial de los populares alicantinos, quien echó la vista atrás para recordar que Puig prometió antes de las elecciones de 2015 una conselleria de turismo con sede en Benidorm, así como una inversión de 46 millones en materia de trasvases, si bien, según Císcar, el jefe del Consell, en su discurso en el Debate de Política General mencionara «cero veces» la palabra agua, así como no hiciera alusiones a la cuestión hídrica.

El diputado del PP recordó que la Agencia Valenciana de la Innovación no tiene su sede real en Alicante y remató invitando al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez a que copie el Pacto del Agua: «Tiene una oportunidad maravillosa para volver a plagiar».

Fotos

Vídeos