La Autoridad Fiscal abronca al Botánico al disparar el gasto por culpa de À Punt

La Autoridad Fiscal abronca al Botánico al disparar el gasto por culpa de À Punt

La AIReF emplaza al Gobierno a vigilar másde cerca las cuentas valencianas por el riesgo de que no cumplan los objetivos de estabilidad

JC. F. M.Valencia

La campaña electoral arranca con el debate sobre la situación financiera de la Comunitat como primer asunto destacado. La Autoridad Fiscal (AIReF), el órgano independiente encargado de vigilar el cumplimiento de la ley de Estabilidad Presupuestaria y Suficiencia Financiera, emitió ayer un informe en el que pone el foco en la situación de la Comunitat Valenciana. El organismo que dirige José Luis Escrivá advierte de que esta región, junto a Murcia, es la única que presenta un «riesgo de incumplimiento del objetivo de estabilidad», y por ese motivo, emplaza al Ministerio de Hacienda a hacer un seguimiento de la situación financiera de la Comunitat «de cara a la fijación de los objetivos fiscales que han de aprobarse en la segunda mitad del año para el periodo 2020-2022».

El dato más destacado del informe, no obstante, hace referencia a cómo el Consell del Botánico ha disparado el gasto en los presupuestos autonómicos. La AIReF señala explícitamente a la puesta en marcha de À Punt como responsable de esa situación, y advierte de que no se pueden adoptar medidas, como una nueva radiotelevisión pública, que llevan a un crecimiento del gasto del 7% durante dos años consecutivos. La Autoridad Fiscal remarca que ese porcentaje es superior al del resto de comunidades y que es la única región que aumentó su déficit el año pasado.

El órgano independiente también avisa de que tiene previsto realizar un seguimiento particular sobre la región, ya que tendrá que corregir la evolución prevista de sus gastos, situada «muy por encima» de la tasa de referencia de la regla de gasto y del crecimiento del PIB nominal.

El informe de la AIReF sobre los presupuestos de la Generalitat para 2019 arranca con un reproche severo al hecho de que la administración valenciana fue la única que no remitió a tiempo su proyecto de presupuestos a este organismo para su consideración y análisis. «La información necesaria relativa al proyecto de la Comunitat Valenciana fue remitida a la AIReF con posterioridad al plazo solicitado», señala.

Y a partir de ahí, el reproche. «La AIReF considera muy improbable que la Comunitat Valenciana cumpla el objetivo de estabilidad del -0,1% del PIB en 2019, apreciándose riesgos elevados de incumplimiento de la regla de gasto». ¿El motivo? La Comunitat Valenciana cerró el 2018 con un déficit del -1,3% del PIB. Este punto de partida, se señala, exige un ajuste de 1,2 puntos de PIB para cumplir el objetivo de estabilidad de 2019 del -0,1% del PIB. «La magnitud del ajuste y la evolución esperada de los ingresos y gastos en la comunidad hace que el cumplimiento del objetivo se considere muy improbable».

La evolución esperada por la AIReF de los ingresos y gastos «llevaría en 2019 a un déficit superior al alcanzado en 2018», se advierte. Si se cumplen los supuestos de financiación considerados con carácter general, los recursos del sistema crecerían un 5%, al igual que el conjunto de los recursos. «Ello implicaría alcanzar un nivel de recursos muy inferior al estimado por la comunidad en su presupuesto», al no incorporarse determinados ingresos recogidos en el documento autonómico sobre los que existe una alta incertidumbre de realización. ¿Cuáles? Fundamentalmente ingresos del Estado por 1.325 millones adicionales a los estimados por el sistema de financiación, así como la totalidad del crecimiento previsto en determinados ingresos tributarios u otras partidas (por encima del 20%), no sustentados en medidas o información adicional facilitada.

La AIReF también realizará un seguimiento particular de la evolución de las cuentas de la Generalitat

En cuanto a los gastos, aunque la AIReF prevé que se alcance un nivel inferior al recogido en el presupuesto, especialmente en el gasto de capital, la evolución apreciada al cierre de 2018 y el impacto de las medidas adoptadas «hacen prever un aumento superior al de los ingresos que aumentaría el déficit alcanzado en el año anterior».

La puesta en marcha de la nueva televisión ha derivado en un incremento del gasto del 7% anual

El aviso de la Autoridad Fiscal pone en un brete la gestión financiera del Gobierno valenciano y alerta de la necesidad de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez aumente los controles sobre las finanzas valencianas. Tal y como ha venido reseñando este diario, el retraso en la llegada del FLA del primer trimestre -3.100 millones de euros- afecta a la tesorería de la administración autonómica y ha provocado ya las protestas de los proveedores de la Generalitat.

Ferri dice que no es más gasto, sino «inversión»

El Síndic de Compromís en Les Corts y candidato autonómico de la formación nacionalista, Fran Ferri, terció ayer en el debate sobre el gasto que ha supuesto la puesta en marcha de À Punt. En contra del criterio mostrado por la Autoridad Fiscal, el dirigente de Compromís remarcó que el dinero que ha costado la nueva televisión valenciana es «una inversión». Ferri, entrevistado en CV Radio, señaló que cada euro invertido en À Punt se convierte en 1,8 euros en el sector audiovisual. «Por tanto, si que tiene retorno, es una inversión».

Por su parte, la conselleria de Hacienda señaló ayer que la AIReF había incurrido en dos «incorrecciones». Por un lado, al sostener que el presupuesto se ha mantenido en 55 millones -y por tanto no ha aumentado el gasto- y por otro al sostener que el gasto por habitante de la Comunitat ya estaba por encima de la media española y que, según el departamento que dirige Vicent Soler, no se ajustaría a la realidad.