«Acció Cultural es uno de los aliados subvencionados por el Govern catalán»

Joan García, diputado de Cs en el Parlament. / LP
Joan García, diputado de Cs en el Parlament. / LP

Ciudadanos en Cataluña asegura que las ayudas a asociaciones como ACPV «nos indignan pero no nos sorprenden» por ser un modo de inflar el discurso independentista

B. F.

valencia. La lluvia de cientos de miles de euros a Acció Cultural del Pais Valencià (ACPV) por parte del Govern de Cataluña no pilla por sorpresa en la región vecina. Tal y como informó el domingo LAS PROVINCIAS, el Govern de Puigdemont aprobó una subvención de 654.000 euros a finales de julio de 2017 para la entidad apenas dos meses antes del referéndum de independencia del pasado 1 de octubre. La ayuda (al margen de cualquier concurso público) se libraba con el fin de financiar «la cuota anual del préstamo hipotecario derivado de la compra del edificio 'El Siglo', recinto que albergó un acto el viernes 29 de septiembre a favor del referéndum, con el editor Eliseu Climent o el presidente de Esquerra Republicana del Pais Valencià, Josep Barberà, entre sus impulsores. «Ya estamos acostumbrados. Nos indigna pero no nos sorprende. Es lo que siempre comentamos. Estas subvenciones se esconden tras una supuesta finalidad cultural, pero se trata de un movimiento político. La relación del Govern con ACPV viene de lejos. Lo que hacen es inflar a las entidades afines para crear una sociedad civil subvencionada al margen de lo que no es independentismo y que se pone a las órdenes del Govern. Acció Cultural es uno de sus aliados subvencionados por el Govern. La utiliza en Valencia para defender nada más y nada menos que un golpe de Estado», señaló ayer el diputado de Cs en el Parlament catalán Joan García, secretario de Acción Institucional de Ciudadanos en Cataluña.

«Hay una red de asociaciones y entidades en Baleares y la Comunitat, o eventos como una especie de universidad de verano en la localidad francesa de Perpignan, que ellos denominan Catalunya Nord. Es un pancatalanismo que existe pero que se ha tapado durante años por parte del bipartidisimo. Existe y tiene su utilidad porque se hacen eco, reverberan las reivindicaciones de los independentistas», aseguró Joan García, para quien todo forma parte de «una forma de trabajar del nacionalismo, ir construyendo una sociedad civil artificial. Dentro de Cataluña es aún más exagerado, las subvenciones ponen a las entidades en fila a la hora de abanderar cualquier tipo de reivindicación. No es tan importante la cantidad de dinero que les dan, aunque sea mucha, pero sí que ese dinero sea de todos y que se debería utilizar para fines de todos y no para objetivos de unos pocos».

Los 654.582,16 euros destinados a ACPV por parte del Govern que entonces presidía Puigdemont sirvió para sostener el pago de la sede de Acció Cultural, que pocos meses más tarde inició una campaña ante las instituciones europeas contra el Gobierno de España y con las concentraciones en seis municipios valencianos en protesta por los registros realizados por la Guardia Civil en instituciones catalanas dos semanas antes del referéndum ilegal. En la Comunitat, el portavoz de Cs, Fernando Giner, consideró que «la interconexión es evidente. Valencia está dentro del plan del separatismo».

Fotos

Vídeos