La Abogacía de la Generalitat presenta todos sus escritos en castellano

La portavoz del Consell, Mónica Oltra, ayer, comparece tras el pleno del Gobierno valenciano. / EFE
La portavoz del Consell, Mónica Oltra, ayer, comparece tras el pleno del Gobierno valenciano. / EFE

La lengua estatal se usa siempre en los textos jurídicos que elaboran los letrados del Consell pese a que el número dos de Justicia critica al TSJ por no utilizar el valenciano

BURGUERA

VALENCIA. El pasado 19 de julio, la vicepresidenta de la Generalitat, Mónica Oltra, alertó de «los enemigos que le han salido al valenciano» a cuenta de la denuncia del PP que el TSJCV estimó parcialmente y por la que anula gran parte del articulado del decreto del Consell que prioriza el uso del valenciano en la Administración. La portavoz del Gobierno valenciano aseguró que el Ejecutivo estudia recurrir la decisión y que así se la ha encargado a la Abogacía de la Generalitat. No obstante, de llevar a cabo ese recurso, a no ser que las cosas cambien mucho estos días de verano, el cuerpo de letrados del Consell presentará su recurso en castellano, como siempre. Así lo aseguran fuentes jurídicas valencianas de toda solvencia: «la Abogacía de la Generalitat presenta siempre sus escritos en castellano». Desde el propio Consell admiten que esta es la costumbre y que, de haber documentos legales en valenciano presentados por los abogados del Ejecutivo, son «poquísimos».

Las prácticas jurídicas de la propia Generalitat contrasta con sus críticas tanto a la sentencia del TSJCV como a la escasa utilización del valenciano por parte del alto tribunal. «Podemos promover el uso del valenciano pero toda la estructura legal está preparada para impedirlo. Todo lo que hacemos será en vano mientras no cambie la concepción supremacista lingüística del Estado español», lamentó la pasada semana a través de las redes sociales el número dos de la Conselleria de Justicia, Ferrán Puchades en su cuenta en una red social en relación a la sentencia. Igualmente, el presidente de Les Corts, Enric Morera, se preguntó: «¿Cuantos escritos, interlocutorias, sentencias, ha hecho el TSJCV en valenciano? Yo tuits no he visto ninguno. Y llevamos más de 30 años de Llei d'Ús i Ensenyament del valencià. Creo que es una grave injusticia y cada día se vulneran derechos. ¿Hace falta recordar que el valenciano es lengua oficial?». En este mismo sentido, Oltra discrepó de la sentencia por considerar que «no se ajusta a los parámetros del mandato constitucional de defensa de las lenguas cooficiales como riqueza cultural de España», regulado en el artículo 3 de la carta Magna y «la Constitución está para cumplirla».

Estas críticas fueron acogidas consorpresa en el ámbito jurídico valenciano. Los reproches contrastan con la falta de medios que ofrece la propia Generalitat a los tribunales para potenciar el uso del valenciano. La legislatura arrancó con muy pocos traductores y asesores lingüísticos al servicio de los 400 juzgados de la Comunitat y la situación apenas ha cambiado en nada. Que la Abogacía de la Generalitat emplee siempre el castellano en los escritos que presenta ante el TSJCV también es un síntoma de por dónde van los tiros.

El número de resoluciones en valenciano es absolutamente minoritario, al igual que la cantidad de letrados que de manera particular presentan documentación en la lengua autóctona, según explican fuentes judiciales. Entre las escasas organizaciones que sí presentan sus textos jurídicos en valenciano ante los tribunales de la Comunitat destaca el sindicato STEPV.

Desde la Conselleria de Justicia se admite que la demanda del servicio de traducción es muy baja. Las mismas fuentes vinculadas a esferas judiciales explican que los documentos de los letrados del Consell acaban habitualmente en manos de abogados del Estado, por lo que no presentarlos en castellano supondría que desde la otra parte reclamaría una traducción.

Los jueces son funcionarios del Estado y acceden a su plaza a través de una oposición de ámbito nacional, por lo que la capacitación lingüística no es una obligación sino un mérito para acceder a las plazas en los juzgados valencianos.