Ábalos llama a votar al PSOE como única forma de salvaguardar la democracia

Ábalos ayer en Torrent junto a varios cargos socialistas. / jesús signes
Ábalos ayer en Torrent junto a varios cargos socialistas. / jesús signes

El secretario de Organización advierte del peligro de que la derecha pueda lograr más escaños y pide una movilización para conseguirun grupo parlamentario amplio

J. SANCHIS VALENCIA.

José Luis Ábalos y Manolo Mata fueron los primeros espadas del mitin del PSPV celebrado ayer en Torrent que reunió a dos centenares de militantes y simpatizantes socialistas. El secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento no tuvo pelos en la lengua y utilizó toda su capacidad oratoria contra Partido Popular, Ciudadanos y Vox a los que metió en el mismo saco y no dudó en señalar como inductores de una involución y «nostálgicos de la dictadura».

Al mitin asistieron alcaldes socialistas de l'Horta Sud, entre ellos el de Torrent, Jesús Ros, y dirigentes socialistas como Mercedes Caballero, secretaria general de la provincia, o Sandrá Gómez, candidata a la alcaldía de Valencia. El acto contó también con la presencia de Ciprià Cìscar, que recibió amplios elogios de los oradores.

Para Ábalos las elecciones generales suponen unas «primarias» para estos partidos que «son lo mismo y representan a lo mismo» y afirmó irónicamente que buscan líder. Ante ello, puso al PSOE como salvaguarda de la democracia y afirmó que en las elecciones «lo que está en juego es la convivencia, es la democracia».

El ministro de Fomento afirma que quien propone bajar impuestos, «roba las pensiones, roba las becas»

El cabeza de lista autonómico por Valencia, Manuel Mata, incidió en el mismo argumento. Para el veterano síndic socialista en Les Corts, todos los avances logrados por su partido «están en peligro» ante la batalla que se está librando por la democracia y en la que el PSOE y el PSPV son «la democracia».

Ábalos continuó con su diatriba contra los tres partidos. Se mostró especialmente duro con Ciudadanos, al que acusó de falsear votaciones (en referencia a los procesos de primarias de Castilla y León y Murcia), y criticó la elección de su número dos en Madrid: «No puede ir en una candidatura quien no paga impuestos ni quien roba», señaló el ministro de Fomento. El PP tampoco se libró de sus críticas. Le acusó de no haber pedido perdón por la corrupción y recordó los procesos judiciales en los que todavía está envuelto.

Se preguntó cómo ambas formaciones pueden pactar con Vox, un partido que calificó de «ultraderecha y neofranquista». Además, defendió la política fiscal socialista y cargó contra los partidos que proponen una reducción de impuestos: «Quien baja impuestos, roba las pensiones y las becas», afirmó.

El dirigente socialista recurrió a otro de los leit motiv de su campaña: el peligro de que los tres partidos pacten y echen al PSOE del Gobierno. «No hay que fiarse», añadió y llamó a movilizarse para lograr un amplio grupo parlamentario.

Manuel Mata señaló, por su lado, que estas no son unas elecciones normales. Para el candidato socialista están en juego derechos como los conseguidos por las mujeres que si el PSOE es apartado del poder pueden perderse.