50.000 valencianos tendrán en cuatro años riesgo de ser corruptos

Enrique Crespo, condenado por el caso Emarsa. / jesús signes
Enrique Crespo, condenado por el caso Emarsa. / jesús signes

El estudio de la Universitat y la Politécnica concluye que las mujeres en cargos públicos reducen el problema porque tienen más aversión al peligro

EFE / REDACCIÓNVALENCIA.

Un estudio de la Universitat y la Politécnica sostiene que 50.000 valencianos tendrán un riesgo medio o alto de incurrir en algún acto de corrupción política dentro de cuatro años, según un programa matemático utilizado por unos investigadores valencianos. La previsión en España es que casi 377.000 personas presenten un «riesgo medio» de caer en la corrupción, mientras que para 144.000 el riesgo será «alto».

Estas cifras, según informó a EFE la Universitat Politècnica de València, representan el 1,6 por ciento y el 0,6 por ciento, respectivamente, de la población del estudio. Es decir, de cada cien personas más de una tiene un riesgo elevado de corromperse. Un problema que siempre ocupa las primeras posiciones en las encuestas de preocupación del CIS.

El trabajo también concluye que la proporción de mujeres en los cargos públicos es un factor que influiría favorablemente en la reducción del problema. Fundamentalmente porque las féminas tienen más aversión al riesgo y son más cooperadoras y altruistas que los hombres, según recogen los expertos del dosier.

Los investigadores establecieron cuatro niveles de riesgo de cometer corrupción política: el riesgo cero, que hace referencia a personas que no están en contacto con cargos públicos y el riesgo bajo -menos del 10 %- personas susceptibles de colaborar con cargos públicos -aquellos que pertenecen a partidos, sindicatos o patronales. En riesgo medio -hasta el 25 %-, representantes públicos elegidos directa o indirectamente y que gestionan presupuesto público; y riesgo alto -más del 50 %-, altos cargos que manejan grandes presupuestos y/o capacidad de decisión.

El análisis tiene en cuenta también la situación laboral y divide a la población en cinco categorías: pre-laboral (jóvenes hasta 26 años), parado, empleado por empresa privada, empleado por empresa pública o administración, y funcionario. De este modo, la población del estudio se dividió en 20 subpoblaciones, según sus diferentes niveles.

«Estudiamos la evolución de las subpoblaciones en el tiempo durante el periodo 2015-2023, atendiendo a los tránsitos dinámicos anuales», según indicó Lucas Jódar, director del Instituto de Matemática Multidisciplinar de la UPV y uno de los autores del estudio. Las variables externas que determinan los tránsitos entre poblaciones durante el periodo de estudio son las elecciones, el tiempo en el cargo, el género, la desconexión moral, la economía, la religión y el efecto de las puertas giratorias.

El trabajo se basó en un modelo poblacional dividido en las subpoblaciones citadas. Se trata de un sistema de ecuaciones en diferencias con las variables: tiempo, nivel de riesgo y perfil profesional. «Los factores de tránsito, se calibran tomando datos del INE, haciendo hipótesis sobre el efecto de desconexión moral, teniendo en cuenta, elecciones, el género, el perfil, entre otras».