Dos años de cárcel por clonar tarjetas de crédito de sus clientes

Un policía con un datáfono./
Un policía con un datáfono.

El acusado trabajaba en una tienda propiedad de su expareja y otro sospechoso extraía las copias con sus números de PIN para poder operar con ellas

EFEalicante

Un tribunal ha condenado a dos años de cárcel al empleado de un comercio de Altea (Alicante) por clonar las tarjetas de crédito con que pagaban las compras los clientes, según se recoge en una sentencia hecha pública hoy.

Los hechos sucedieron en mayo de 2010, cuando el acusado, que trabajaba en una tienda propiedad de su expareja, se hizo con un aparato para duplicar tarjetas.

Otro sospechoso que no ha podido ser juzgado extraía después las copias y se las facilitaba junto con sus respectivos números secretos o PIN para que pudiese operar con ellas.

El 7 de junio de ese año, según ha declarado probado la sección segunda de la Audiencia de Alicante, el trabajador sacó 100 euros en un cajero automático, después de intentarlo sin éxito en otros de distintos bancos de Benidorm.

El juicio por estos hechos se celebró el pasado día 11 y se saldó con un acuerdo entre la fiscalía y la defensa por el que el encausado aceptó dos años cárcel y una multa de 120 euros tras declararse culpable de falsificación de tarjetas y estafa.

El procesado se ha visto beneficiado por las atenuantes de dilaciones indebidas y confesión de los hechos, y no tendrá que ingresar en prisión al decretarse la suspensión de la condena.