Los familiares de Compromís en la administración

Mireia Mollà y Mónica Oltra, en un acto de campaña. :: LP/
Mireia Mollà y Mónica Oltra, en un acto de campaña. :: LP

Crece el malestar en la formación de Puig por la doble vara de medir de la vicepresidenta, crítica con los casos del PSPV y tolerante con los propios

J. C. F. VALENCIA.

Las relaciones entre PSPV y Compromís han experimentado un significativo paso atrás con la polémica abierta con el nombramiento del marido de la consellera de Sanidad, Carmen Montón, como gerente de la empresa mixta de la Diputación Egevasa, y que se frustró apenas tres días después, entre otros motivos, por las encendidas críticas vertidas por la vicepresidenta del Consell y líder de Compromís, Mónica Oltra.

MÁS INFORMACIÓN

El malestar existente en el PSPV con sus socios del Consell ha ido en aumento, en especial porque la formación que lidera Ximo Puig sostiene que Compromís tiene «mucho que callar» en relación con los nombramientos de altos cargos que mantengan relaciones familiares con dirigentes de ese partido. El de la pareja de Joan Ribó como asesora de la conselleria de Educación es uno de los más significativos. Tal y como avanzó este diario a finales del mes de noviembre, una comisión de servicios permitió a la pareja del alcalde de Valencia, que era profesora de inglés en un instituto de l'Horta, ocupar plaza de asesora en el Cefire, la denominación que recibe el servicio de formación del profesorado de la Comunitat.

El propio alcalde confirmó el pasado miércoles esa comisión de servicios de la que se había beneficiado su pareja, aunque lo hizo para asegurar que se trataba de una más de las miles que concede la conselleria que dirige Vicent Marzà, también de Compromís como Ribó.

Las fuentes del PSPV consultadas por este diario remarcaron ayer que el alcalde no hubiera querido valorar, no obstante, si la designación de su pareja respondía a los criterios éticos y estéticos con los que Oltra censuró en su día el nombramiento del marido de Carmen Montón.

Los socialistas trasladan su catálogo de sospechas a otros nombramientos vinculados a Compromís, y en especial a la propia Oltra. Uno de ellos es el de Miquel Real, jefe de gabinete de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, y expareja de la propia Oltra. Real es uno de los portavoces de Iniciativa, la formación que lidera la vicepresidenta del Consell. Y el entorno de Oltra ha apelado precisamente a esa circunstancia para justificar su designación como uno de los hombres de confianza de la vicepresidente. Desde el entorno socialista se considera, en cambio, que la también portavoz del Consell no debería de haber opinado sobre el nombramiento del marido de la consellera de Sanidad teniendo ella en su departamento a su expareja.

Otros cargos de Compromís se ven afectados por esta misma situación, es decir, son familiares directos de altos cargos de ese partido. La concejal de Bienestar Animal del Ayuntamiento de Valencia, Gloria Tello Company, es sobrina de Rafael Company, director del Museu Valencià de la Il.lustració i la Modernitat (MuVIM).

En el Ayuntamiento de Valencia, también concejal como Tello, está Sergi Campillo, concejal de Gobierno Interior. Su pareja es José de Lamo, director general de la Agencia Valenciana de Igualdad en la diversidad, dependiente de la conselleria de Igualdad que dirige Mónica Oltra. Otra de las voces principales de Iniciativa, Mireia Mollà, tiene a su hermana Cristina Mollà ejerciendo las funciones de responsable de prensa de la conselleria de Transparencia que dirige Manuel Alcaraz.

Las fuentes del PSPV consultadas por este diario incluyen en esta relación de casos al director de la Institució Alfons el Magnànim, Vicent Flor, que no mantiene relación familiar con cargo alguno de Compromís, pero cuya designación ha generado numerosos recelos en las filas socialistas.

Fotos

Vídeos