El PP presentará mociones en los ayuntamientos para reprobar a Marzà

Vicente Betoret, Andrea Levy e Isabel Bonig en la sede del PPCV. :: j.montañana/
Vicente Betoret, Andrea Levy e Isabel Bonig en la sede del PPCV. :: j.montañana

Isabel Bonig exige que el conseller explique cómo influirán sus ideas «independentistas» en Educación

LAURA MARTÍNEZ VALENCIA.

El Partido Popular en la Comunitat da un paso más en su batalla contra el polémico conseller de Educación. El pronunciamiento de Vicent Marzà sobre el independentismo catalán y el papel que debería jugar en la Comunitat le han convertido en el blanco de las críticas de la oposición.

Ayer, la presidenta de los populares valencianos, Isabel Bonig, anunció que desde la vicesecretaría general se presentarán mociones en todos los ayuntamientos de la Comunitat para exigir la reprobación y dimisión de Vicent Marzà. La nueva líder tiene muy clara cuál es su postura ante las palabras sobre el independentismo del conseller, nada favorable para Marzà. Aseguró ayer, en un acto en la sede valenciana, que «alguien que no cree en la Comunitat Valenciana y en la Constitución no merece estar al frente de una institución». Por ello, Bonig anunció también que el grupo parlamentario popular solicitará la comparecencia del dirigente de Compromís en Les Corts «para que explique cómo influyen sus ideas independentistas en la planificación educativa y cultural».

Para la presidenta del PPCV, Marzà mantiene una actitud cobarde, «se esconde detrás de la pancarta», al no haber dado aún explicaciones sobre las declaraciones del último 11 de septiembre, con motivo de la Diada catalana. A raíz de dichas palabras, los populares consideran que el dirigente de Educación realiza acciones «propias de repúblicas bananeras», llamando a la desobediencia civil y considerándose «por encima de la ley», según Bonig.

«Cuarenta y cinco días han bastado para reconocer que el gobierno de la Generalitat acepta con su silencio cómplice el proceso separatista que hoy vive su proceso más álgido» criticó duramente Bonig. La presidenta dirigió sus críticas hacia el líder del Consell, Ximo Puig, al que también advirtió sobre las consecuencias que tendría que no cesara a su responsable de Educación. Bonig aseguró que «si no dimite, o no lo cesan, habrá un responsable y será el PSPV, el señor Puig».

No sólo le parece cobarde la actitud del conseller de Educación, sino que incluye en este temor al presidente de la Generalitat. Los populares consideran que el jefe del Consell guarda un «silencio cómplice», ya que tampoco se ha pronunciado públicamente ante las exigencias de dimisión de su conseller. Según Bonig, este silencio se debe a una actitud sumisa de Puig, quien no destituye a Marzà «porque sabe que le debe la presidencia de la Generalitat al grupo Compromís». Así, la presidenta de los populares valencianos, cada vez más dura con el gobierno de la Generalitat, aseguró que «al firmar el Pacto del Botánico Ximo Puig y el PSPV vendieron esta gran tierra a los intereses de un proceso separatista e independentista que nos llevará al enfrentamiento».

Andrea Levy, vicesecretaria de Estudios y Programas del PP, se sumó a las voces que piden la dimisión y el cese de Marzà. En el mismo acto, junto a Bonig y Vicente Betoret, presidente del partido en Valencia, la dirigente manifestó que «Compromís y el PSOE importan lo peor del nacionalismo catalán», al tiempo que aseguró no entender que quieran «dar batalla en Educación mediante sectarismo ideológico» y rebelándose contra la Lomce. Levy también siguió la línea de la intervención de Bonig y criticó que el Consell «no dé la cara», no como, a su juicio, lo hace Isabel Bonig, a quien alabó en numerosas ocasiones durante el acto.

Vicente Betoret, por su parte, también hizo referencia a las palabras de Marzà y pidió su dimisión, así como la de la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra. «Ha pasado más de una semana y siguen sin dimitir por intentar enrolar a la Comunitat a los valencianos en aventuras independentistas que vienen del norte y que no tienen ningún sentido» sentenció el exalcalde de Villamarchante. Asimismo, Betoret hizo un llamamiento a la unidad de sentimientos entre los valencianos, que «también nos sentimos profundamente españoles y no vamos a consentir de ninguna de las maneras que nos enrolen en aventuras que no llevan a ninguna parte».

«Sin Valencia no hay independencia» y «sin desobediencia tampoco hay independencia» fueron las declaraciones del ahora responsable de Educación. Marzà emitió estas palabras en una entrevista para una radio catalana durante la última diada, a las que añadió que en la Comunitat «ahora mismo, evidentemente, es imposible dar este paso, pero poquito a poquito, pasito a pasito los que nos creemos el país construiremos un puente con las mismas piedras a cada lado del río Sènia». Estas declaraciones, realizadas cuando no era conseller han provocado, desde que volvieran a la actualidad la pasada semana, que numerosos dirigentes del Partido Popular, ya no sólo en Valencia, y los líderes del resto de partidos de la oposición como Ciudadanos y UPyD exijan la destitución o la dimisión, según el partido, del conseller de Educación.

Fotos

Vídeos