Llombart, cuarto diputado del PP valenciano que renuncia al escaño

El exconseller Manuel Llombart. :: jp. reinare##Milenium$$QuayIMG##4ŽÑ¼—\®Ë¸³œ®{¸;ÛlVsÑ·Ë*Wå#fS‰¼³YŽD{º[¬æ£¸°Üó3¥6YÍk•žËå±Ä—'íG{͗
ådy˜Kf"©ÀŒ¦Sq©8ÙÄFKÍ°˜V#5´[¬EËÁ²OÄFKÍ°˜V#5²-¢å8Y§bK'2˜§#±ÈZŒW›•9O†c±ÄS(Ӂ˜2Ûl–#ô—ŒÆ#y·í7yĖÌ'SØM¦âÂ5&‰­–k•*^V饶XìVy©8Yì/
El exconseller Manuel Llombart. :: jp. reinare##Milenium$$QuayIMG##4ŽÑ¼—\®Ë¸³œ®{¸;ÛlVsÑ·Ë*Wå#fS‰¼³YŽD{º[¬æ£¸°Üó3¥6YÍk•žËå±Ä—'íG{͗ ådy˜Kf"©ÀŒ¦Sq©8ÙÄFKÍ°˜V#5´[¬EËÁ²OÄFKÍ°˜V#5²-¢å8Y§bK'2˜§#±ÈZŒW›•9O†c±ÄS(Ӂ˜2Ûl–#ô—ŒÆ#y·í7yĖÌ'SØM¦âÂ5&‰­–k•*^V饶XìVy©8Yì

El exconseller deja Les Corts el mismo día que Fabra y Barberá, que abandonan para ser senadores territoriales de la Comunitat

L. G./J. C. F.

valencia. El exconseller de Sanidad, Manuel Llombart, formalizó ayer la renuncia a su escaño de diputado del grupo popular en Les Corts. Lo hizo junto al expresidente de la Generalitat, Alberto Fabra,. y la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, que también renunciaron a sus escaños para ocupar sus puestos como senadores territoriales en representación del Parlamento valenciano. La marcha de Llombart supone su salida de la primera línea de la política.

Llombart vuelve al Instituto Valenciano de Oncología (IVO), pero no a la dirección general que ocupaba hasta que se convirtió en Conseller de Sanidad del gobierno de Alberto Fabra. A partir de ahora ocupará un puesto de nueva creación, el de director de expansión. Su misión será la de buscar nuevas líneas de trabajo para el IVO.

El regreso del exconseller al lugar donde trabajaba antes de formar parte del gobierno valenciano, como señalan fuentes de su entorno, no implica incompatibilidades. Aseguran que se «ha estudiado a fondo la situación».

Apoyan esta afirmación en que no existe normativa autonómica -hay «vacío legal»- que regule situaciones de estas características y que para valorar la situación se ha acudido a normativa estatal.

En ese punto advierten que las limitaciones que establece el artículo 15.4 la ley 3/2015, de 30 de marzo, reguladora del ejercicio del alto cargo de la Administración General del Estado «se refieren que el alto cargo regrese a una empresa privada, pero el IVO es una fundación».

Las mismas fuentes aclaran que si Llombart hubiera regresado al mismo puesto que ocupaba antes de dejar el IVO «habría tenido relación con la Conselleria de Sanidad», algo que por razones de «ética» ha llevado a que no vuelva a ser director general, sino que pasa a dirigir el departamento de expansión, si bien insisten en que «como se trata de una fundación no habría problema. La ley habla de empresa privada».

Todo apunta a que se va a quedar al margen de la actividad política. Su perfil, apuntan las fuentes, no responde a «hacer carrera política", sino más bien al de «gestión, a la política ejecutiva», opción que después de que su partido perdiera la posibilidad de gobernar se ha desdibujado en el horizonte de Llombart.

La complicidad mostrada durante toda la legislatura con el propio Fabra dejó entrever, no obstante, que Llombart ligaba su carrera política a la del entonces líder del PP valenciano. Tras la derrota electoral, el exconseller tomó posesión de su escaño, aunque a sus más estrechos colaboradores ya las trasladó su intención de abandonar el cargo tan pronto como lo hiciera Fabra.

La salida de Llombart de Les Corts es la cuarta que sufre el grupo popular desde que arrancó la legislatura. La primera la protagonizó otro exconseller, Juan Carlos Moragues, que dejó el escaño para ser nombrado delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana. Tras él, el propio Fabra y Rita Barberá también han formalizado su renuncia al escaño, como consecuencia de su designación como senadores territoriales en Les Corts. Las cuatro salidas en el seno del PP valenciano, la exalcaldesa y tres miembros del último Gobierno valenciano, prueban el cambio de caras que afronta desde ya el partido que preside Isabel Bonig. La salida de Barberá, además, pone fin a la rumorología respecto a si la exalcaldesa pretendía compatibilizar el escaño de Les Corts con su puesto de senadora. La propia Barberá se encargó de acallar esos rumores confirmando su intención de dejar el escaño.

Con Fabra ocurrió algo similar. El expresidente deslizó hace unas semanas que estaba dispuesto a compatibilizar uno y otro puesto . La contestación que el anunció generó en el seno del PP valenciano fue de tal magnitud que Fabra, a las pocas horas, tuvo que hacer unas declaraciones para negar que estuviera planteándose siquiera esa posibilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos