El PSPV anuncia que se derogará la ley de Señas de Identidad

El PSPV anuncia que se derogará la ley de Señas de Identidad

Manuel Mata asegura que los valencianos «han querido que esto sea plural, que haya mestizaje, y que acaben veinte años de un régimen en que no se ha podido ejercer la democracia real y se ha aplicado el rodillo y el insulto permanente»

LASPROVINCIASvalencia

El portavoz socialista en Les Corts Valencianes, Manuel Mata, ha afirmado que le hubiera gustado que los valencianos hubieran visto hoy en el debate de investidura del socialista Ximo Puig como president de la Generalitat "que hay 55 diputados de la izquierda" en el hemiciclo autonómico.

Durante el debate de investidura, y después de que el portavoz de Podemos haya anunciado que solo 8 de sus 13 diputados apoyarán la investidura de Puig para evidenciar un apoyo "condicionado y crítico", Mata ha afirmado que los valencianos "hubieran deseado" que 55 diputados hubieran votado a Puig, el mismo número que votó a Alberto Fabra.

Según ha dicho, los valencianos "han querido que esto sea plural, que haya mestizaje", y que acaben veinte años de un régimen en que no se ha podido ejercer la "democracia real" y se ha aplicado "el rodillo y el insulto permanente".

La sociedad civil "tiene un deseo de cambio tremendo", ha aseverado Mata, quien ha reivindicado la labor desarrollada por el PSPV durante veinte años para que ahora "el tiempo del socialismo demócrata esté por venir" y ha asegurado al PP que "nunca un partido de la oposición tendrá tanta voz ni tanta fuerza" como tendrá ahora el PP.

Ha pedido a Puig que "siempre diga la verdad a los valencianos, hasta "en las situaciones más complicadas", y ha expresado el compromiso del grupo socialista para derogar la ley de Señas de identidad, apostar por el Corredor Mediterráneo o eliminar el peaje de la AP7.

Mata le ha dicho al portavoz del PP y president de la Generalitat en funciones, Alberto Fabra, que le hubiera "honrado" la intención inicial de abstenerse en la investidura, ya que eso "abría la puerta a la regeneración", y les ha alertado de que "si meten los tanques volverán a equivocarse".

Ha reclamado a Puig que luche por la "dignidad" de la Comunitat y que le diga al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que es "un impresentable, un maleducado y es una vergüenza que utilice el poder del Estado para amenazar a comunidades autónomas de un signo político diferente".

Se ha mostrado convencido de que en los cien primeros días de gobierno "se va a notar" el cambio, y ha ofrecido a Puig la ayuda "constante y persistente" del grupo socialista, porque siempre serán "leales" al president, pero sobre todo al pueblo soberano.

Ximo Puig ha cerrado el debate afirmando que no le cabe duda "de la osadía" del grupo socialista y de su portavoz, a quienes ha pedido que mantengan una "capacidad crítica" con el futuro gobierno, ya que no le pide a nadie "un cheque en blanco".

Ha destacado que el futuro Consell no será "de ningún partido", y ha pedido a sus diputados que ejerzan de "correa de transmisión" de los ciudadanos, para que el Gobierno esté al servicio del Pacto del Botánico.

Puig ha dicho finalmente que quiere contar con todos los diputados, a quienes ha pedido que desde mañana sean capaces, todos juntos, de lograr que los valencianos "vuelvan a tener esperanza".

l