Los fichajes de Zaplana para Ciudadanos

Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat./
Eduardo Zaplana, expresidente de la Generalitat.

El partido de Rivera asegura que el exlíder del PPCV medió por Mut y Gema Amor

FRANCISCO RICÓSValencia

La implantación de Ciudadanos en territorio valenciano ha servido para dar cobijo a políticos procedentes de otras formaciones y a otras personas que no tenían militancia. Se ha funcionado hasta ahora mediante el mecanismo del boca a boca y los líderes de la nueva formación se han fiado de las referencias que han recibido incluso de exdirigentes de otros partidos. Es, cuentan fuentes de Ciudadanos, el caso de Eduardo Zaplana, exportavoz del PP en el Congreso, exministro de Trabajo y expresidente de la Generalitat y del PPCV, que asesoró a Albert Rivera, el presidente de Cs, en un par de fichajes para incorporarlos a la nueva formación en la Comunitat Valenciana: Fernando Mut y Gema Amor.

Zaplana y Rivera han entablado relación a raíz de que el que fuera máximo dirigente del PP en la Comunitat se hiciera cargo de tripular el club Siglo XXI de Madrid, una vez abandonó la política activa.

El que fuera jefe del Consell desde 1995 a 2002 recomendó a Fernando Mut, un hombre de su confianza, para que fichase por Ciudadanos. Mut fue director general de Arquitectura en la conselleria de Infraestructuras cuando Zaplana era el presidente de la Generalitat. Fue también candidato del PP en Gandia y diputado provincial del área de Carreteras, pero abandonó el partido para formar una plataforma por la que aspirar de nuevo a la alcaldía -el PP liderado por Camps se lo negó- y fue quien pactó con José Manuel Orengo, cabeza de lista del PSPV, para convertirlo en alcalde.

La incorporación de Mut a Cs tuvo lugar después de las elecciones europeas de mayo del año pasado. Y su llegada al partido de Rivera desde la Plataforma de Gandia fue por la puerta grande: pasó a convertirse en el coordinador de su nuevo partido en la ciudad de Valencia. Pero su estancia fue breve. Fue forzado a dimitir del cargo al descubrirse su imputación en el denominado caso Innova, que arrastraba desde que fue socio de Orengo. A mediados de septiembre presentó su dimisión por su imputación y poco después causó baja como militante.

No le sucedió lo mismo a Ciudadanos con Gema Amor. La de Benidorm fue una de las representantes del zaplanismo en el PP, y como hizo Mut, rompió el PP en esa ciudad cuando la dirección regional optó por presentar a otro candidato.

Las fuentes consultadas en Cs incidieron en que no les sucedió lo mismo con Gema Amor que con Mut. La benidormí, que llegó a ser consellera de Francisco Camps, se puso al frente de Liberales por Benidorm. A principios del año pasado, cuando empezó a integrarse el Centro Democrático Liberal en Ciudadanos, la formación de Amor se quedó fuera de ese proceso.

Después de las europeas desde Ciudadanos se realizaron averiguaciones, insisten fuentes del partido, y fueron entonces ellos los que no quisieron que la de Benidorm entrara en el proyecto que encargó erigir Rivera en la Comunitat, aunque no está imputada. «Desde el fiasco de Mut tratamos de cerciorarnos de las incorporaciones muchísimo más», reconocen.

Fotos

Vídeos