Un fiscal argentino imputa a cinco exministros franquistas por homicidio y torturas

Extiende la acusación a otros diez miembros de las fuerzas de seguridad del régimen y pide que se investigue a la Iglesia por su apoyo

R.C. MADRID

El fiscal federal argentino Ramiro González ha solicitado que se cite a declarar a cinco exministros franquistas y a otros diez miembros de los servicios de seguridad de la dictadura. Imputa a todos ellos los delitos de homicidio, torturas, desapariciones y sustracción de niños.

Los miembros de los gobiernos de Francisco Franco acusados son los exministros de la Presidencia Antonio Carro Martínez y Alfonso Osorio, el exvicepresidente Licinio de la Fuente, el exministro de Hacienda Antonio Barrera de Irimo y el exministro de Justicia José María Sánchez-Ventura Pascual.

El resto de imputados son el exintegrante de consejos de guerra Carlos Rey González, el exjuez Antonio Troncoso de Castro, y los expolicías Jesús Quintana Saracíbar, Jesús González Reglero, Ricardo Algar Barrón, Félix Criado Sanz, Pascual Honroado de la Fuente, Jesús Martínez Torres, Benjamín Solsona Cortés y Atilano del Valle Oter.

González investiga los crímenes del franquismo en el marco de la causa abierta en Argentina por la juez María Servini en base al principio de la justicia universal. Estas acusaciones se producen después de que el pasado verano el fiscal visitara España junto a la magistrada para indagar sobre los crímenes cometidos durante la dictadura.

El fiscal pretende ir más allá en sus pesquisas. Ha pedido a la juez Servini que solicite al Vaticano información sobre la participación de la Iglesia en la creación de la cárcel de Zamora, donde el régimen recluyó a los sacerdotes represaliados. Igualmente plantea a la magistrada un segundo desplazamiento a España para inspeccionar prisiones en las que estuvieron internados miles de reclusos, y a Galicia para visitar «las fosas comunes y el campo de concentración de Camposantos».

Dentro de su investigación Servini ya solicitó sin éxito a España la extradición por torturas del exinspector de Policía Juan Antonio González Pacheco, 'Billy el Niño', y del excapitán de la guardia civil Jesús Muñecas Aguilar.