El Consell aprobará una definición de valenciano alternativa a la de la AVL

Santamaría, ayer durante la conferencia. :: manuel molines/
Santamaría, ayer durante la conferencia. :: manuel molines

Santamaría anuncia que la futura ley de señas de identidad permitirá controlar que las subvenciones no tengan fines contrarios al Estatut

F. RICÓS VALENCIA.

Luis Santamaría acudió ayer al foro de Lo Rat Penat para anunciar que el próximo viernes el pleno del Consell aprobará el anteproyecto de ley de señas de identidad. Esta iniciativa, que puso de manifiesto el presidente de la Generalitat en el Debate de Política General, la está ultimando el conseller de Gobernación.

Con la presencia de este miembro del Gobierno valenciano la centenaria institución cultural valenciana iniciaba su Foro 2014-2015. Santamaría reconoció «errores» que el PP ha tenido durante las dos décadas que lleva al frente de la Generalitat.

Pero lejos de flagelarse en público, Santamaría tomó las riendas de la situación. Ante un auditorio difícil, crítico con la política lingüística desarrollada por el PP valenciano, y en especial contra la Acadèmia Valenciana de la Llengua que define el valenciano como catalán, el conseller de Gobernación anunció que el próximo pleno del Consell, el de este viernes, se aprobará el proyecto de ley de señas de identidad. Una iniciativa de la que avanzó que recogerá la definición de valenciano como «la lengua propia y el idioma oficial de la Comunitat Valenciana», además de ser «la principal seña de identidad del pueblo valenciano».

La definición también recogerá que el idioma valenciano será plenamente compatible «con los usos de aquella lengua que obedezca a su configuración histórica, popular y tradicional». Santamaría incidió en que el respeto a la lengua valenciana como seña de identidad implica defender «su individualidad respecto a las demás lenguas del Estado» y su valor como patrimonio propio del pueblo valenciano. Este será el artículo siete de la nueva ley. De esta manera el Consell prepara una definición alternativa de lengua valenciana a la de la Acadèmia Valenciana de la Llengua.

En este sentido, afirmó que la futura ley recogerá que todas las instituciones de la Generalitat, empresas púbicas, asociaciones y entidades, «deberán adecuar sus actuaciones en respeto a la individualidad de la lengua valenciana». Otro mensaje dirigido a la AVL.

Además, deslizó durante su intervención que en las sociedades modernas no tiene por qué haber un solo mecanismo regulador de la lengua valenciana, con lo que dio pie a pensar que la ley de señas de identidad puede crear, o aprovechar alguna institución existente, para contrapesar las decisiones de la AVL.

Santamaría también aseguró que están estudiando la fórmula para obligar a la Acadèmia a cumplir con el dictamen del Consell Jurídic Consultiu, que desde el pasado mes de febrero ha ignorado.

El conseller, además, anunció la creación de un observatorio independiente que vigilará el uso que de las subvenciones públicas que reciban y que este observatorio, creado a instancias de entidades culturales, como Lo Rat Penat, «puede pedir la retirada de las subvenciones» a aquellas entidades que le den un uso contrario al Estatut. Con ello se pretende que no se emplee dinero público de los valencianos en promover el catalanismo.

El artículo seis reconoce como señas de identidad del pueblo valenciano la lengua valenciana y sus usos.

La tensión que se vivió durante el espacio dedicado a las preguntas motivó que el presidente de Lo Rat Penat, Enric Esteve, criticase la falta de educación de algunos intervinientes y pidió respeto. Esteve también reclamó confianza en Luis Santamaría, que lleva poco más de tres meses al frente de la conselleria de Gobernación. «Naturalmente que el PP lo ha hecho mal. Pero los que pueden venir pueden hacerlo peor», aseguró.

 

Fotos

Vídeos