Un asesor de Castellano carga contra Santamaría por sus críticas a la AVL

José Manuel Miralles, cuando en 2011 oficializó el pacto de legislatura de UV con el PPCV, presidido entonces por Francisco Camps. :: efe/
José Manuel Miralles, cuando en 2011 oficializó el pacto de legislatura de UV con el PPCV, presidido entonces por Francisco Camps. :: efe

Miralles, relevado como director general por el actual conseller de Gobernación, le reclama que «limpie su casa y después, la Acadèmia»

F. RICÓS VALENCIA.

José Manuel Miralles, presidente de Unio Valenciana y asesor del delegado del Gobierno, Serafín Castellano, ha roto su silencio. El que fuera director general de Desarrollo Estatutario desde junio de 2011 hasta julio de este año, con Castellano como conseller, ha cargado contra el titular de la cartera autonómica de Gobernación y Justicia, Luis Santamaría, quien prescindió de sus servicios poco después de tomar posesión del cargo, el pasado 30 de junio. Miralles, a cuenta de las declaraciones del conseller sobre la Acadèmia Valenciana de la Llengua, arremetió ayer contra éste, aunque sin nombrarlo, y conminó al Gobierno valenciano a «limpiar primero su casa» en materia lingüística y después, que se ocupe de otros asuntos, como el ente normativo oficial.

Santamaría aseguró el miércoles que el citado órgano normativa de la lengua «nunca debió dejar de ser una academia de la lengua valenciana» y advirtió de que el Consell «debe adoptar las resoluciones que en legítima defensa de la lengua valenciana tiene atribuidas. Las críticas del conseller de Gobernación se dirigían contra el hecho que la AVL todavía no ha cambiado la definición de valenciano, cl que considera catalán, lo que evidencia su falta de respeto al contenido del Estatuto.

Al respecto, Miralles indicó que el Consell «tiene que tomar decisiones» y se preguntó «a ver qué hacen con el SALT», un traductor valenciano-castellano, el oficial que usa el Gobierno valenciano, «o con el idioma que está empleando la Generalitat, o el que se enseña en los colegios».

Además dijo que cuando no se tiene iniciativa ni estrategia política «parece que baste con un 'copia y pega' de discursos y posiciones que alguna vez funcionaron». El que es presidente de UV -un partido prácticamente desaparecido- desde 2006 dejó entrever que los responsables del PP valenciano no se dan cuenta de que «la gente está cansada de que les saquen fantasmas cuando se acercan las elecciones pero sin ofrecer acciones». Añadió también que los populares no se están dando cuenta de los cambios que ha experimentado la sociedad.

El que fuera director general con Serafín Castellano justificó el ataque a los populares al asegurar que el pacto preelectoral al que había llegado con ellos en 2011, entonces con Francisco Camps al frente, «era por toda la legislatura, hasta 2015». Y ese pacto «lo ha roto el PP y ya no estamos en la Generalitat». Miralles considera que con su destitución, los populares han roto el pacto de legislatura que firmaron con UV, lo cual, aunque esté ahora como asesor en la Delegación del Gobierno, le da vía libre para ofrecer sus opiniones.

José Manuel Miralles aseguró que el hecho de que el PP saque a relucir discursos que se empleaban hace tiempo no quiere decir que «no tengan solera», que no tengan razón en ello, pero advirtió, además, de que además de las críticas, los miembros del Consell «han de tener un proyecto».

El ahora asesor del delegado del Gobierno considera que se avecina un cambio que se ve en las voces que se alzan en la sociedad civil y en el que la actual oposición «está dispuesta a todo por surfear esta ola de músculo social».

Indicó, además, que el discurso del enfrentamiento dialéctico «utilizando el insulto y la descalificación ya ha pasado de moda», aunque afirmó que parece que todavía hay quienes lo utilizan «para poder contener el tsunami de una nueva generación de españoles que tienen en el cambio su estandarte y su objetivo».

Miralles indicó, además, que las críticas lanzadas por Santamaría son «una iniciativa en balde» y reclamó que «comiencen ustedes por su casa, a ver qué hacen con el SALT».

No se muestra disconforme, sino que reclama que los populares tengan detrás de ellos un proyecto. De ahí que les lance el reto del traductor. El de UV recogió el partido fundado por Vicente González Lizondo en 1982 cuando la formación se encontraba en descomposición. Lo ha mantenido en la UCI con la respiración asistida que le ha prestado el PP al haberle nombrado director general, cargo en el que ha estado los últimos tres años.

Fotos

Vídeos