Istúriz: «El estilo de Pablo Iglesias no cala en Bruselas porque no gusta la demagogia»

Pablo Iglesias, en el Europarlamento./
Pablo Iglesias, en el Europarlamento.

El secretario general del Partido Popular Europeo se pregunta "dónde está la novedad" en que el líder de Podemos coma en la cantina "cuando eso lo llevan haciendo muchos eurodiputados mucho tiempo"

EFEbruselas

El secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López Istúriz, ha asegurado hoy que el mensaje del líder de Podemos, Pablo Iglesias, "no ha calado" en Bruselas e incluso "no gusta", porque "la demagogia dura poco" en el Parlamento Europeo.

En su intervención en la escuela de verano del PP, López Istúriz también ha considerado que Europa ya ha conocido otros "fenómenos" como el de Pablo Iglesias, que en su opinión son producto de "la desinformación".

El eurodiputado del PP ha admitido que Iglesias fue recibido en Bruselas "de manera espectacular" tras obtener cinco eurodiputados, sin embargo, su mensaje ha durado "lo que dura una presentación de un candidato, como le ha ocurrido", en alusión al primer discurso que el dirigente de Podemos dio en el Parlamento Europeo. Además, ha ironizado sobre las noticias en las que se destaca que el líder de Podemos come en la cantina del Parlamento, va sin coche oficial o paga sus impuestos en España, y ha preguntado "dónde está la novedad" en esa vida que llevan haciendo durante años muchos otros representantes parlamentarios españoles, incluido él.

Frente a "fenómenos basados en la desinformación" como el de Podemos, López Istúriz ha señalado que los europarlamentarios del PP van a tener que "trabajar muchísimo", como así, ha dicho, están haciendo ya, para explicar bien "qué es Europa". Además ha asegurado que hay que estar dispuestos a debatir "con los de Podemos, los de 'queramos' y con quien sea" en las instituciones europeas en pro de los intereses de España y de la UE.

"Hay mucho en juego", ha dicho Antonio López Istúriz, quien ha advertido de que frente a los que piensan que en el Parlamento Europeo las negociaciones son "de guante blanco", no es así, porque son "muy complicadas", y en ellas "se discute cada euro".