Vivir como un pirata en Valencia

Valencia esconde algunos rincones para sentirse como un pirata en pleno siglo XXI. /Turismo Cullera
Valencia esconde algunos rincones para sentirse como un pirata en pleno siglo XXI. / Turismo Cullera

Las tierras valencianas guardan varios escondites que permiten convertirse en bucaneros por un día

BLANCA SÁNCHEZValencia

Si alguien es conocido en Cullera es Dragut. Y no precisamente por haber sido un vecino ejemplar. Hace casi 470 años, esta figura protagonizó uno de los episodios más remarcables para la localidad costera: un ataque sorpresa, el saqueo de varios bienes del municipio y el secuestro de varios esclavos.

Esta visita inesperada de Dragut, lugarteniente del conocido Barbarroja, dejó al pueblo pobre y aislado, por miedo a un posible regreso de los corsarios.

Gracias a su legado pirata, la provincia de Valencia guarda un escondite que permite a aquellos que lo deseen convertirse en bucaneros por un día, vivir las aventuras de los piratas y surcar las aguas como hacían ellos, en un lugar a escasos pasos del Mediterráneo.

En la pedanía del Faro de Cullera, la historia del saqueador es hoy una forma de conocer la vida de los piratas de las aguas valencianas. La Cueva del Dragut es el punto de encuentro para aquellos que quieran vivir como un pirata en pleno siglo XXI. Las paredes de esta gruta, ubicada en un entorno único, relatan las peripecias del asalto de Dragut y su séquito.

Si por algo se caracterizaban los piratas era porque pasaban la mayor parte de su tiempo surcando los océanos. El mar, su gran pasión, podía convertirse a la vez en uno de sus mayores adversarios. Los visitantes se sentirán auténticos piratas y vivirán la desesperación y angustia de los marineros cuando la situación del agua no les acompañaba. Así, podrán navegar a través de una representación de una tormenta en alta mar y con la réplica a tamaño natural del navío con el que Dragut asaltó la costa de Cullera.

Réplica del barco del pirata Dragut.
Réplica del barco del pirata Dragut. / Turismo Cullera

Los que hasta allí se acerquen estarán visitando el único museo pirata de la Península Ibérica. Este paraje es, en la actualidad, uno de los puntos más turísticos de la localidad. Tal y como relata Begoña Miguel, encargada de las visitas a la cueva, «el asalto del pirata Dragut es el tema central». La biografía del corsario se puede conocer a través de diferentes maquetas que explican cómo fue el ataque. La cueva es todo un expositorio de instrumentos náuticos, piezas de artillería, indumentaria, mapas, monedas y demás artilugios utilizados por los piratas de la época. Una de las salas es una auténtica muestra de hasta dónde podían llegar las prácticas de los piratas ya que incluye una exposición de instrumentos de tortura.

La duración de la ruta es de 30 minutos y se puede realizar desde las 11:00 hasta pasada la una de la madurgada. Visitar el escondite del pirata Dragut de noche otorga mayor misterio a este rincón de la costa valenciana. El precio es de 5 euros para los adultos y 3 para los niños.

Esta visita está dirigida a todos los públicos, pero cobra especial interés para aquellos pequeños que quieran ser auténticos piratas. Desde Explora Proyectos Educativos, se pueden incluir varios extras a esta visita que la harán, todavía, más intérprida. La organización pone a disposición de las escuelas de verano varias actividades para conocer los misterios de la Cueva del Dragut. Entre su programación, los niños podrán disfrazarse como auténticos piratas para convertirse en parte de la tripulación de Dragut, que se les aparecerá para entregarles un tesoro.

Información

Ubicación:
Plaza Dr. Fleming, s/n (Faro de Cullera)
Horario:
De 11:00 a 00:00-01:00
Teléfono de contacto:
605 992 712
Precio:
5 euros (adultos) y 3 euros (niños)