Lithica vs. Ermita de San Felices

La Ermita de San Felices, en La Rioja./
La Ermita de San Felices, en La Rioja.

Los dos emplazamientos son semifinalistas en la elección del Mejor Rincón de 2014

GUÍA REPSOL

Lithica, en Islas Baleares - 31.116 votos

En Menorca, a las afueras de Ciutadella, los canteros han labrado sin saberlo una gigantesca obra de arte.

Escaleras esculpidas que conducen al abismo. Muros vertiginosos que parecen haber sido arañados de arriba abajo por una zarpa monstruosa. Laberintos de bloques apilados. Órganos petrificados. Proas inmensas. Un coloso No es una ciudad imaginada por Piranesi o por Borges. Es Lithica, unas canteras de marés (piedra caliza) en Ciutadella. Aunque se encuentran sin actividad desde 1994, han sido recuperadas como espacio lúdico. Aquí podemos asistir a conciertos y espectáculos de danza, a teatro y proyecciones, a talleres de escultura y clases de tai-chi; todo entre jardines y arquitecturas oníricas y siempre sintiéndonos diminutos y estremecidos, como una hormiga paseando por un jardín de gigantes.

Ermita de San Felices, en La Rioja - 541.976 votos

Este impresionante santuario de Haro vigila a vista de pájaro desde un risco los viñedos y las bodegas de la Rioja Alta.

La ermita de San Felices tiene una panorámica que impresiona durante todo el año, pero especialmente el 29 de junio, día que se celebra en tan impresionante escenario la famosa Batalla del Vino. Desde esta afilada cresta se ve como el Ebro entra en La Rioja, atravesando las llamadas Conchas de Haro (un canal natural que el Ebro ha ido creando a su paso), y serpentea entre los viñedos como un gigante embriagado. La ermita se alza sobre los riscos de Bilibio, a seis kilómetros al norte de Haro, donde primero hubo un castillo romano y luego, a finales del siglo V, hicieron vida retirada San Felices, cuya sobria efigie en piedra corona el cerro, y su discípulo San Millán. Más cerca del cielo no podían estar.

Fuente: Guía Repsol

Fotos

Vídeos