Un verano terrorífico

Florence Pugh yJack Reynor en 'Midsommar'. / lp
Florence Pugh yJack Reynor en 'Midsommar'. / lp

Ari Aster regresa con 'Midsommar', una cinta ambientada en el folclore sueco

M. E.

El director Ari Aster es uno de los máximos exponentes del terror actual. El aclamado realizador de 'Hereditary' regresa con 'Midsommar'. Con el folclore sueco de fondo y protagonizada por Florence Pugh, la cinta cuenta la historia de una joven pareja que tras cuatro años de relación está a punto de romperse pero que se mantiene unida por la trágica muerte de la familia de ella.

- ¿De dónde viene su pasión por el género de terror?

-Desde niño he sido un consumidor descarado del género, me lo he visto todo y conozco al espectador. Sé lo que esperan de la narración, eso me ha permitido controlar su experiencia. Como realizador estoy cansado de ir a ver una película y saber lo que va a pasar. Hay algo dentro de mí que pide siempre romper con los moldes establecidos.

-En 'Midsommar' el terror es agobiante, pero no tan aparente.

-Es que no me considero un director de terror, soy director, punto. He escrito guiones de todo tipo de géneros. Llegué al terror porque tuve la suerte de vender un guion, pero es cierto que mientras 'Hereditary' encaja bien dentro del género, 'Midsommar' se acerca más a las fábulas folclóricas. Me gusta el suspense, la intriga; mostrar un camino y que luego se convierta en otro.

-¿Se inspiró en alguna cultura nórdica para la película?

- Sí. El oso es un símbolo importante de la mitología escandinava. Para mí era importante unir esos elementos a los protagonistas. Investigué las tradiciones suecas, aprendí el alfabeto rúnico y descubrí símbolos que me han ayudado en el relato de la historia.