Las princesas Disney se rebelan

Princesas Disney en 'Ralph rompe internet'. / lp
Princesas Disney en 'Ralph rompe internet'. / lp

'Ralph rompe internet' acumula referencias al mundo digital con mensaje feminista

O. BELATEGUI

Lo que '¡Rompe Ralph!' hizo hace seis años con el mundo de los videojuegos lo hace ahora 'Ralph rompe internet' con la Red. La escena en la que la pequeña Vanellope se encuentra con todas las princesas Disney ejemplifica a la perfección el espíritu referencial y acumulativo de esta cinta en la que no hay buenos ni malos, sino fauna y elementos de internet, como los adictos a los juegos, los trolls o el mismísimo Google.

La trama no importa demasiado. Ralph, que en la película anterior quería dejar de ser el malo del videojuego, se ve obligado a abandonar su salón recreativo y a viajar por el ciberespacio en busca de una pieza de repuesto en eBay (un nuevo volante) que salve Sugar Rush, el juego de su querida Vanellope. Manhattan, Shanghái y Dubái han inspirado los bulliciosos escenarios de esta aventura de ritmo trepidante, que, según sus responsables, cuenta con 434 personajes frente a los 223 de su antecesora. Casi 300.000 storyboards se dibujaron para dar forma al aluvión de imágenes, que apabullan de la misma manera que lo hace navegar sin freno en internet, saltando de una página a otra. Los logos de Amazon, Twitter, Facebook, Snapchat o Imdb son visibles en la cascada de estímulos que incluyen personajes de videojuegos, de los dibujos animados y estrellas de cine.

 

Fotos

Vídeos