En medio de la Guerra Fría

Una secuencia de la película. / lp
Una secuencia de la película. / lp

'La espía roja' recupera la vida de la agente inglesa que pasó más tiempo al servicio del KGB, Melita Norwood, a la que da vida la oscarizada Judi Dench

N. M.

Corre el año 2000 y Joan Stanley vive felizmente su jubilación en un barrio residencial a las puertas del nuevo milenio. Su apacible vida da un giro repentino cuando es arrestada por el MI5 y acusada de haber proporcionado información a los servicios de inteligencia de la Rusia comunista. Trevor Nunn dirige 'La espía roja', una película basada en la novela de Jennie Rooney que recupera la vida de la espía inglesa que pasó más tiempo al servicio del KGB, Melita Norwood, a la que da vida la oscarizada Judi Dench en el papel de su alter ego Joan Stanley, una anciana a la que el MI5 acusa de servir a la URSS en la Guerra Fría.

En el interrogatorio, la mujer recordará su vida desde los años 30 cuando, siendo estudiante en Cambridge, conoció a un joven comunista (Tom Hughes) justo antes del estallido de la Segunda guerra mundial. La historia aclara que Joan se resistió a la persistente presión de sus jóvenes amigos comunistas de divulgar y traicionar los secretos del proyecto, de los cuales ella ya estaba completamente al tanto. Sin embargo, al igual que muchos de los científicos que trabajaron en el desarrollo de la bomba en Estados Unidos, en Canadá, y en el Reino Unido, Joan siente una incontenible vergüenza y culpa cuando se desata la destrucción masiva, primero en Hiroshima y, días más tarde, en Nagasaki.