'Matar al rey', un 'thriller' sobre la muerte de Enrique IV

Iria Márquez, Chema Cardeña, Juan Carlos Garés, Jaime Vicedo y Rosa López. / lp
Iria Márquez, Chema Cardeña, Juan Carlos Garés, Jaime Vicedo y Rosa López. / lp

La obra dirigida por Chema Cardeña, que mezcla ficción y realidad, se despide este domingo de los escenarios tras cuatro años de gira

NIEVES MARCOS VALENCIA.

El escenario de Sala Russafa acoge este fin de semana 'Matar al Rey', un thriller histórico de Arden Producciones que cierra su gira en Valencia tras cuatro años representándose por diversos teatros de toda España.

La obra, escrita y dirigida por Chema Cardeña, cuenta entre sus intérpretes con el propio Cardeña, en el papel del rey; Juan Carlos Garés, como médico judío; Iria Márquez, que se mete en la piel de la hermana del rey, futura Isabel la Católica; Rosa López, reina consorte (la portuguesa Juana de Avís y Aragón), y Jaime Vicedo, que da vida a Beltrán de la Cueva, valido del rey y amante tanto de éste como de su mujer. La producción la firman, Garés y David Campillos.

Cuándo
Hoy, viernes, mañana, sábado y el domingo 14 de octubre.
Dónde
Sala Russafa (C/ Dénia, 55) de Valencia.
Horarios
Hoy y mañana, a las 20.30 horas. el domingo a la 19 horas. Además, este sábado se proyectará a las 23 horas la obra teatral adaptada al formato audiovisual.
Precios
12 euros la obra de teatro y 4 euros la película.

Sobre las tablas, realidad y ficción se entretejen alrededor de la muerte de Enrique IV, monarca repudiado, considerado impotente y homosexual.

La pieza teatral se estará representando hasta el domingo, pero además, mañana, sábado, a las 23 horas, en la misma Sala Russafa se proyectará la película, una versión de esta obra dirigida por el realizador Vicente Monsonís.

En una entrevista con LAS PROVINCIAS el director y autor del montaje, Chema Cardeña, reconoció su admiración por los personajes históricos y la historia.

- Ha subido a los escenarios a figuras históricas como Isabel la Católica o Shakespeare. ¿Cómo director siente debilidad por notables del pasado?

- Sí, pero más que los personajes históricos lo que me gusta es recordar la historia. En Arden lo que hemos hecho desde su fundación es hablar del presente pero desde el pasado. En mi opinión, la inmediatez de las historias, lo cotidiano, no permiten reaccionar a las personas, pero cuando planteas cuestiones de hace siglos, que tienen un paralelismo grande con lo que está ocurriendo ahora, eso al espectador le permite reflexionar mucho más. Es una manera más indirecta pero también más poderosa de contar lo que se ha hecho.

- En 'Matar al rey' se adentra, mitad realidad mitad ficción, en la historia de España cosa que no había hecho antes en sus obras.

- Sí es cierto, si exceptuamos 'La puta enamorada' el resto de mis montajes teatrales han sido sobre personajes ingleses, franceses, griegos, alemanes, italianos...

- ¿Y a qué lo atribuye?

- Me cuesta mucho hablar de la historia de España, una historia que abrasa sólo con mirarla. Creo que me cuesta porque es muy difícil ser objetivo, cuando yo intento ser lo más imparcial que puedo metiéndome en el pellejo de todos los personajes de los que escribo y desde todos los puntos de vista. Además, con la historia de España hay otro problema que es cómo ha sido contada, y no hablo de hace 40 años sino desde sus inicios. Siempre ha habido historias de vencedores y vencidos... siempre lo han contado los vencedores y muy pocas veces los vencidos y cuando lo han hecho ha sido con mucho resentimiento, lo que impide realmente ser objetivo.

- Pero se ha atrevido a subir al escenario a un personaje tan tolerante como Enrique IV.

- Si, cuando estaba indagando sobre el personaje descubrí que había una carta en el Archivo de Salamanca en la que la niña Juana la Beltraneja pedía auxilio a Castilla diciendo que su padre había sido envenenado, carta a la que nunca se dio respuesta. La obra la ideé partiendo de esa carta porque me pareció muy tierna. También me movió el interés sobre las posturas que había en ese momento en España. Por un lado la de mi personaje, el rey Enrique IV, inmerso en esa Castilla morisca, judía, y por el otro, la actitud de la princesa Isabel, que quería una raza pura y única. Son dos puntos de vista que actualmente volvemos a tener.

- Define la obra como un thriller histórico donde se entreteje realidad y ficción, pero tal como me lo explica parece todo realidad.

- Bueno, sí, la única realidad absoluta que hay en la obra es que el rey murió y que su hermana fue reina. El montaje en sí es el juicio y a partir de ahí todo son 'flashbacks'. Es una obra difícil pero muy satisfactoria para todos los actores. Yo creo que este domingo, cuando se baje el telón, vamos a entristecernos mucho porque llevamos cuatro años con estos personajes.

- Además de otros galardones le han vuelto a otorgar este año y por cuarta vez el Premio de la Crítica. ¿Acostumbrado ya?

- Los premios siempre se agradecen pero sobre todo este. A los críticos les agradezco mucho que hablen de teatro porque son los que analizan las obras y se preocupan. El resto de premios me dan un poco más igual.

 

Fotos

Vídeos