Nadie es del todo inocente

'Las grietas de Jara' es la adaptación cinematográfica de la novela de Claudia Piñeiro en forma de 'thriller'

GPS

Al más puro estilo hollywoodense, el director Nicolás Gil Lavedra lleva a las pantallas un filme con sabor a novela negra que deja al espectador un regusto diferente, con una crítica a los sectores de poder que manipulan hasta llevar a cometer actos atroces de los que costará deshacerse.

Todo ello viene recogido en la última publicación de Claudia Piñeiro, titulada 'Las grietas de Jara', la cual Gil optó por convertir en su segundo largometraje, dado que «la historia merecía una buena producción» y no quiso perder la oportunidad de crear una película «urbana» a la altura.

«En una novela tenés mil películas. Lo que hicimos fue pensar qué queríamos contar, sostener el espíritu de la novela, así que agarramos el policial, que en los libros de Claudia lo roza un poco más para la estructura», explica Gil (Buenos Aires, 1983) en una entrevista con Efe.

Alrededor de una conflictiva hendidura en una pared, se desarrolla la historia del oportunista Nelson Jara, que trata de reclamar una compensación económica a un estudio de arquitectos debido a la grieta que supuestamente causó un edificio que están construyendo al lado de su urbanización.

Fotos

Vídeos