La huella del Siglo de Oro en las calles de Valencia

Las Torres de Quart en Valencia. /Irene Marsilla
Las Torres de Quart en Valencia. / Irene Marsilla

El siglo XIV y XV dejaron marca en Valencia. Las vías de la ciudad están repletas de edificaciones de la Edad Media

ALEJANDRO MARTÍValencia

Valencia vivió su época de máximo esplendor a partir de 1238, con la reconquista de Jaume I de Aragón. Y es que durante los siglos XIV y XV, coincidiendo con el Siglo de Oro valenciano, se construyeron gran parte de los edificios que todavía podemos ver hoy en día en nuestras calles. La catedral, las Torres de Serranos, San Nicolás, San Esteban, la Lonja de la Seda, el Palacio de la Generalitat... Todos ellos fueron edificados en esta época. Sin embargo, muchos valencianos desconocen la enorme variedad de construcciones de la Edad Media que bordean sus calles.

Uno de esos trocitos de historia que tiene Valencia es la Iglesia de San Juan del Hospital. La parroquia fue construida en el siglo XIII y combina los estilos gótico, románico y barroco. Además, también tiene influencias árabes en la planta rectangular uninave, propia del mudéjar, y en los capitales caifales de las columnas.

Imagen del interior de la Lonja de Seda. San Nicolás, conocida como la capilla sixtina valenciana. Capilla de Jaime I en la Iglesia de San Juan del Hospital. / Jesús Signes/ Irene Marsilla/ LP

El primer puente de la ciudad, el Puente de la Trinidad, que sobrepasa el cauce viejo del río Turia, también fue elevado durante la época medieval. Se trata de una edificación gótica construida entre 1401 y 1407 en piedra sillar que sustituyó al que había entonces de madera. Sin embargo, el primer enclave del puente no era el actual, y es que fue reedificado en en el siglo XVI después de la riada que sufrió la capital en el año 1517.

Las Torres de Quart, situadas entre Guillem de Castro y la calle Quart, son otra de las joyas del medievo valenciano. Cimentadas entre 1441 y 1460, eran conocidas como las torres de cal porque en el siglo XVIII se exigía que toda la cal que entrara a la ciudad se hiciera por esta puerta. Además, durante el siglo XVII se habilitó como una cárcel para mujeres hasta que dos siglos después pasó a ser una prisión militar. En su exterior se pueden observar las señales del bombardeó que sufrió la ciduad por parte de los franceses en 1808.

Catedral de Valencia, construida en 1262.
Catedral de Valencia, construida en 1262. / M. Molines

Y es que Valencia es historia. Estos son sólo algunos de los numerosos enclaves de la Valencia medieval. La ciudad está rodeada de construcciones con más de cinco siglos de antigüedad. Sólo hace falta una mochila, unas zapatillas y ganas de empaparse de la historia para salir este verano a la calle a recorrer el casco antiguo de Valencia y adentrarse de lleno en el medievo.