Miles de personas disfrutan del D*na

El público del D*na disfrutando de la gastronomía y de los puestos instalados en el paseo de la Marineta Cassiana de Dénia. / Tino Calvo
El público del D*na disfrutando de la gastronomía y de los puestos instalados en el paseo de la Marineta Cassiana de Dénia. / Tino Calvo

El público desafía al sol abrasador para degustar en Dénia la mejor gastronomíaLos puestos de arroces concentran a numerosos visitantes en un festival que ayer contó con chefs como Elena Arzak, Oriol Castro o Pepe Solla

R. GONZÁLEZ DÉNIA.

Bajo un sol en algunos momentos abrasador transcurrió ayer la primera jornada del D*na Festival Gastronómico de Dénia. Numeroso público se dio cita en el paseo de la Marineta Cassiana para disfrutar de atractivas y deliciosas propuestas culinarias, aunque sin llegar a las aglomeraciones del pasado año. Poco antes de la una ya paseaban por la zona unas 5.000 personas, según el comisario-jefe de la Policía Local, José Martínez Espasa.

Vecinos de la Marina Alta y otras personas llegadas desde distintos puntos del país, y también del extranjero, aprovecharon para disfrutar de las ponencias de grandes chefs, como Elena Arzak (que había aceptado acudir en pleno festival de cine de San Sebastián), Oriol Castro, Pepe Solla o Bruno Ruiz, y también probar las variadas propuestas culinarias disponibles. Y es que Dénia es este fin de semana la capital gastronómica de Mediterráneo.

Las paradas de arroces concentraron a buena parte de los visitantes. De hecho, pocos minutos después del mediodía ya había gente comiendo paella y otras variantes en los más de 300 metros de barra que mira al mar. Algunas de esas personas eran de Valencia o de Francia, que tienen una segunda residencia en la zona y que, al igual que el pasado año, no querían perderse esta oportunidad porque, según comentaban, los productos elaborados eran muy buenos, todo estaba «muy rico» y, además, la vista era «fabulosa».

Éxito del helado de gamba

Otra de las propuestas que causó gran sensación fue el helado de gamba roja de Dénia de Gelart. Los que lo probaban coincidían en que tenía un sabor «muy potente», la capa inferior sabía a «gamba sabrosa» y la superior era «como si chuparas la cabeza».

En esta segunda edición del D*na, los chefs acudían junto a su producto fetiche. Arzak con el chipirón, Castro con la espardeña y Solla con el pescado. Este último ofreció junto a su pinche para la ocasión, Begoña Rodrigo, una lubina a baja temperatura. Según bromeó, la conservaba en el horno porque «fuera se habría pasado» por el calor. El comisario del certamen, el tres estrellas Michelin Quique Dacosta reconoció que él tiene varios productos fetiche: la gamba roja de Dénia, los arroces y los vegetales en todos sus estados. Pero todos ellos pasados por el tamiz de la innovación.

Y para controlar la seguridad en el D*na, una quincena de agentes de la Policía Local y otros de la Nacional y la Guardia Civil patrullaron por la zona a pie y por mar. Además, un dron vigiló desde el aire.

Fotos

Vídeos