La geografía marca las diferencias

Las verduras presentan una baja huella hídrica. La del pescado fresco es prácticamente nula. / reuters
Las verduras presentan una baja huella hídrica. La del pescado fresco es prácticamente nula. / reuters

La dieta mediterránea es más sostenible que la americana, pero la huella hídrica de un español triplica a la de un chino

Un estudio realizado por la Fundación Botín concluye que la dieta tipo mediterránea consume menos huella hídrica que la americana. La investigación comparó el consumo y contaminación de agua dulce ligado a cada producto e ingrediente de un menú representativo de cada caso durante una semana de invierno y otra de verano. El resultado reveló un gasto de 5.620 litros menos por persona en el patrón mediterráneo, esto es, un ahorro de 401 litros por individuo y día. En base a este informe, cada ciudadano español , griego o italiano 'bebe' cerca de 1,9 millones de litros a través de los alimentos que ingiere en un año, mientras que un americano consume por el mismo concepto 2.051.500 litros. En el primer caso, el aceite de oliva es el producto que más aporta a la huella hídrica (un 21%). En el segundo, lo es la carne de ternera con un 14%.

«La conclusión principal es que cuanto más vegetariana sea la dieta, menor consumo de agua conlleva. Y al revés, cuantos más productos cárnicos incluya, más agua consume». Con esta explicación, Alberto Garrido, director del Observatorio del Agua de la Fundación Botín, da la pista sobre el motivo por el que los países asiáticos presentan una huella hídrica alimenticia muy baja. Detalla también que, entre las carnes, «los rumiantes como vacas y ovejas gastan más agua que los animales monogástricos (pollos, cerdos, conejos...), que consumen tres o cuatro veces menos». Y la curiosidad es que el pescado fresco tiene una huella hídrica prácticamente nula.

Pero no solo por la producción de alimentos se agota agua dulce. Por término medio se acepta que su consumo tiene lugar en un 80% a través de la agricultura y ganadería, en un 16% por la industria y en no más del 4% por el gasto doméstico. Sumados los tres conceptos, y según datos de la UNESCO, la huella hídrica media anual es de 1.385 metros cúbicos (1.385.000 litros) per cápita. España la supera por mucho, situando su promedio en 2.325 metros cúbicos, lo que la coloca en cuarto lugar del mundo y eleva el parámetro nacional levemente por encima de los cien kilómetros cúbicos al año. La cifra por habitante en Estados Unidos es de 2.483 metros cúbicos y en Malasia, de 2.389. Son estos dos países los máximos consumidores del planeta. Les siguen Italia (2.332) y, por debajo de España, Portugal (2.264) o Francia (1.875). Cierran el listado de Naciones Unidas, India (980 metros cúbicos por habitante y año), Chile (803) y China (700).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos