Una de fantasmas en Valencia

Una de fantasmas en Valencia

Este agosto, nos sumergimos en los misterios de nuestra ciudad y descubrimos otra cara de su historia

NURIA VALLADOLID

Todos somos, en mayor o menor medida, amantes de la adrenalina, y cada uno de nosotros la encuentra en unas experiencias distintas. Valencia es perfecta para ello, puesto que es una ciudad con mucha historia, con rincones con un aura diferente. Este verano, nos adentramos por sus calles más misteriosas, dejamos que la adrenalina recorra nuestro cuerpo y aprendemos los mitos de una Valencia fantasmal.

Existen diferentes tours con los que podemos disfrutar de explicaciones sobre los hechos más extraños que han acontecido en los diferentes barrios. Por otro lado, este es un plan sencillo y que podemos, también, realizar por nuestra cuenta. Solo necesitamos informarnos de las leyendas más famosas y echar a andar.

Una de las primeras paradas de nuestro recorrido ha de ser, necesariamente, el antiguo Hospital de La Cigüeña, en la Alameda. Ya en 1990, la prensa comenzó a hacer eco de algunos trabajadores que afirmaban haber visto a la que pronto sería bautizada como la Dama de Rosa. Se cree que esta es una mujer a la que le arrebataron el bebé y que actualmente, se pasea buscándolo. Muchos han afirmado haberla visto o, como mínimo, haber oído sus lamentos. Al pasar por el antiguo hospital, todavía se suele recordar su historia.

Cambiamos de localización y nos desplazamos hasta el Palau de los Valeriola, donde nos espera otro fantasma. Fue allí que en 1606 fue asesinado Geroni Valeriola. Uno de los acusados fue su hijo, Cristófol de Valeriola, que terminó confesando, pero se desdijo después. Finalmente, Miquel Pertusa confesó en su lecho de muerte haber ejecutado él el asesinato, por encargo de Crisóstomo Ruiz de Lihory. Hoy en día, sigue habiendo gente convencida de que el fantasma de Geroni de Valeriola vaga por Valencia y, de hecho, hay tours enteros dedicados a su misteriosa historia.

Palacio de Valeriola.
Palacio de Valeriola. / M. Molines

Tercera parada, dirigimos nuestros pasos hasta el Palau de la Generalitat, alrededor del cual se ha desarrollado otro de los mitos más famosos de la ciudad. Todo comenzó en junio de 2006, cuando se estaba preparando la visita del Papa a Valencia, con motivo del V Encuentro mundial de las familias. Fue una de esas noches que el vigilante de la Generalitat pudo ver, a través de las cámaras de seguridad exteriores, un humo verdoso que salía de una de las ventanas del Palau, concretamente de la segunda de los sótanos que dan a la calle Caballeros. Cuando se comprobó la zona, no se encontró nada, pero, días después, se apreciaron destellos de luz en el parque de al lado, destellos que fueron grabados y mostrados a diferentes personalidades políticas, las cuales no le dieron mucha importancia al asunto

Este agosto, qué mejor plan que ponernos las zapatillas, meter el agua en la mochila y disponernos a recorrer Valencia, solos, con amigos o en tour, descubriendo los misterios y leyendas de una ciudad con años de historia.