Essentia, alto gastronómico en la A-3

David Gómez y Juan Francisco Solera. / lp
David Gómez y Juan Francisco Solera. / lp

El restaurante, que antes era un antiguo mesón, apuesta claramente por el producto y su calidad

PEDRO G. MOCHOLÍ

A pesar de que una buena parte del tráfico entre Valencia y Madrid haya sido absorbido por el AVE, la circulación por la A-3 sigue siendo muy notable en ambos sentidos. La autovía ha facilitado el viaje y la circulación, por ellos son muchos los que se detienen en los restaurantes a comer y a descansar.

La hostelería que encuentras hoy en día dista una enormidad de la que encontrabas en los años 70, 80 ó 90, muchos de esos locales tristemente han dejado de existir, pero todavía existe una buena oferta para disfrutar de la gastronomía regional y de producto.

Sobre lo antiguamente fue un local muy visitado, Mesón del Cantarero se alza ahora Essentia, un nuevo establecimiento de corte contemporáneo que apuesta claramente por el producto y su calidad, unido a una cumplida atención a un cliente viajero.

David Gómez es el encargado de todo rule a la perfección, y a fe que lo consigue, sobre todo los fines de semana, dónde las visitas se multiplican, aunque si que es verdad que el ritmo de trabajo a lo largo de la semana es muy notable.

Comenzamos con unos destacables torreznos recién fritos, lo que les trasmite un punto crujiente exquisito, al tiempo que su interior mantiene una deliciosa jugosidad. Continuamos con una Gilda, el conocido pintxo donostiarra, en cocina lo han actualizado colocando en su base una rodaja de tomate y un buen trozo de bonito, dándole una mayor apariencia, también ha reconvertido el nombre, y ahora le llaman "Induráin".

La proximidad con Madrid les permite acercarse a Merca Madrid y adquirir productos de gran calidad y frescura. Por ello el tartar de atún está a la altura de los que puedes encontrar en la costa gaditana.

El jamón ibérico es otra de las especialidades de la casa, provienen de Guijuelo y son piezas que superan los 9 kilos. Juan Francisco Solera es el cortador, y acaba de ser el ganador del 'Plato Artístico' entre los cortadores manchegos.

En la cocina manchega basan muchos de sus platos, y la careta de cochinillo crujiente es otra de las delicias que nos ofrecen. Al igual que el secreto ibérico, lo elaboran a la brasa y el toque ahumado que consiguen le aporta un toque muy apetecible.

Muy conseguidos los postres, ambos caseros; tarta de queso y torrija. Los acompañan con helados de los hacen muy refrescantes.

Buena bodega y consistente oferta de vino a copas.

Una magnífica opción para comer en carretera cuando nuestro destino sea Madrid, o sigamos hacía el norte. Felicidades.

Essentia. Avda. Adolfo Suárez, 30. Telf. 969322397 Tarancón (Cuenca).