6 Escapadas de riesgo para novatos

La Comunitat ofrece un gran número de opciones para iniciarse o experimentar deportes extremos y de multiaventura

6 Escapadas de riesgo para novatos
Somos Aventura
MÓNICA LÓPEZ

El pulso se acelera, nos cuesta respirar y el corazón late más rápido. Esto es lo que pasa cuando nuestro cuerpo detecta una situación de peligro y segrega adrenalina. A veces, la sensación también puede ser agradable. Cada vez más, los deportes de riesgo y multiaventura captan mayor número de personas que quieren probar experiencias diferentes y estar en contacto con la naturaleza.

La Comunitat Valenciana ofrece una infinidad de opciones para iniciarse en estas actividades o simplemente hacer una escapada. La diversidad paisajística del territorio nos permite tanto explorar los rincones más profundos de las cuevas como remar por los rápidos de los ríos valencianos. Todo es posible.

Es frecuente que este tipo de actividades vengan envueltas en papel de regalo. Prácticas como el paracaidismo, el barranquismo o el parapente son una idea recurrente a la hora de obsequiar a alguien, ya sea una pareja, un familiar o un amigo. Las empresas turísticas de deportes de riesgo y multiaventura han visto esta tendencia y venden la actividad como una experiencia única.

Barranquismo acuático Descenso a la naturaleza
Uno de los barrancos ofertados por la asociación para principiantes.
Uno de los barrancos ofertados por la asociación para principiantes. / Prodemonatura

«Al principio tienen miedo, pero cuando acaban quieren repetir», asegura Álex Ortiz, responsable de Prodemonatura, una asociación dedicada a los deportes de montaña que oferta actividades como el barranquismo.

El barranquismo acuático desarrolla la escalada en medios naturales con presencia de agua. Desde los 10 años, podemos probar este deporte en muchos de los rincones de la naturaleza valenciana. El Gordo de la Escalera en Anna, Otonel en Dos Aguas o el Barranco del Nacimiento en Millares son los lugares que oferta la asociación como actividad grupal para iniciarse en el deporte.

Una experiencia que se puede realizar a partir de dos personas y que tiene un coste de 35 euros, en el que se incluye todo el equipo necesario para practicar la actividad. El arnés y la ayuda del instructor nos guiarán durante el recorrido, en el que el único requisito es saber nadar.

Ráfting «La actividad estrella en verano»
Uno de los grupos en las Hoces del Cabriel.
Uno de los grupos en las Hoces del Cabriel. / AiguaRoca

El agua y la adrenalina son la perfecta combinación para pasar un día de verano. El ráfting es, según el gerente de AiguaRoca, «la actividad estrella en multiaventura», y todo parece indicar que no se equivoca, ya que la gran parte de empresas valencianas dedicadas a este campo ofertan la experiencia. El éxito puede estar en ser una actividad grupal que realizar con familia o amigos.

A una hora y media en coche de Valencia se encuentra Venta del Moro, en la comarca de Requena. En las Hoces del Cabriel, AiguaRoca idea un recorrido de siete kilómetros dirigido para principiantes. El coste de la experiencia es de 35 euros para adultos y 30 para niños.

Desde los seis años se puede vivir esta aventura en la que solo necesitaremos unas zapatillas viejas o escarpines, bañador y crema solar. «La gente se sorprende», asegura el gerente de la empresa, «los niños se lo pasan bomba». Y es que, la animación del guía variará en función de la tripulación de su barca, que acoge de 8 a 10 personas.

Puenting Tirarse al vacío
Un salto desde 18 metros de altura que acaba en el agua del río Turia.
Un salto desde 18 metros de altura que acaba en el agua del río Turia. / Somos Aventura

Cuando pensamos en deportes extremos, el puenting es una de las primeras imágenes que se nos viene a la mente. En la Comunitat Valenciana, hay una amplia oferta de este tipo de actividad, que varía mucho según el puente desde el que se salte. Cada empresa trabaja en una infraestructura diferente y hay un sin fin de posibilidades. Saltos de espaldas, caídas interminables o pasadas por agua.

A los pies del río Turia a su paso por Calles, Somos Aventura oferta un tipo de salto que acaba en chapuzón. El valiente que se precipite al vacío a 18 metros de altura acabará su experiencia nadando o remando en alguna de las embarcaciones del equipo.

Isabel, trabajadora de la empresa, explica que se trata de un «chute de endorfina». La actividad es individual y puede experimentarla cualquier persona, incluso menores con autorización. El coste del salto es de 60 euros y el único obstáculo es el miedo. «Una visión espectacular» -asegura- «Te quitas todo lo negativo».

Paracaidismo A 4.000 metros de altura
Los principiantes saltan con un instructor a las espaldas.
Los principiantes saltan con un instructor a las espaldas. / Skytime

En el aeródromo del Pinar del Grao de Castellón, hay gente que está dispuesta a saltar en paracaídas desde 4.000 metros de altura en busca de ese subidón de adrenalina. Según Skytime, la empresa que oferta la actividad en la zona, sus clientes no solo son personas experimentadas en deportes de riesgo, sino que hay un perfil muy variado de diferentes edades y nacionalidades.

Cualquier persona puede hacer lo que se conoce como un «salto tándem», ya que vas con un instructor a las espaldas y no necesitas ningún tipo de preparación. Las únicas restricciones son el peso, hasta 100 kilos, no haber hecho submarinismo en las últimas 24 horas y no haber consumido alcohol o drogas.

Su coste es de unos 205 euros y como en el resto de deportes extremos, a veces se necesita un empujón para atreverse y a muchos les regalan su primer salto. Una clienta asegura haber sido «la mejor experiencia de su vida, la sensación más plena de felicidad».

Espeleología «Una cámara del tiempo»
La experiencia se ajusta al cliente.
La experiencia se ajusta al cliente. / Maxima Aventura

Maxima Aventura confiesa que la espeleología no es la actividad más popular de la multiaventura y lo atribuye a la falsa creencia de que resultará agobiante. «Son cuevas súper amplias -asegura uno de los instructores- en algunas no se llega ni a ver el techo».

A lo largo de la Comunitat Valenciana existe una infinidad de lugares subterráneos para explorar. La Cueva de Cirá en Montán (Castellón) o la Cueva Maravillas en Dos Aguas son algunas de las opciones para los principiantes.

Grupos de amigos y familias suelen ser el perfil de la experiencia, que tiene un coste de 40 euros, y que también pretende concienciar de la importancia de conservar el medio ambiente. «Adentrarse en una cueva es como una cámara del tiempo -explica el instructor- es un ambiente mágico, la gente alucina cuando ve las formaciones».

Desde estructuras que recuerdan a la Sagrada Familia hasta estalactitas tan finas como la «fibra óptica» es lo que podremos ver en esta experiencia que se ajusta al cliente. «a los que quieren, les metemos por gateras o algún sitio más estrecho», cuentan desde la empresa. Y a la hora de la verdad, aunque confiesan que «a la gente le cuesta» dar el paso, afirman que acaba siendo una de sus actividades preferidas.

Parapente Aprender a volar
El vuelo dura unos 20 minutos y solo se realiza por la tarde.
El vuelo dura unos 20 minutos y solo se realiza por la tarde. / Parapente Valencia

A 45 minutos de Valencia en coche se encuentra Villar del Arzobispo, en la comarca de La Serranía. Allí, Parapente Valencia ofrece cursos para aprender a volar, y si solo queremos experimentar qué se siente surcando el cielo, podemos contratar un vuelo biplaza o tándem en el iremos en una silla-arnés, con un profesional a nuestras espaldas que pilotará el parapente.

Al preguntar al profesor de vuelo, Carlos Portillo, por la opinión de sus clientes tras aterrizar, asegura tener «overbooking». Algunos de sus aprendices tan solo tienen cuatro años, y los más mayores llegan hasta los 85. El vuelo, con un precio de 80 euros, dura unos 20 minutos y solo se realiza por las tardes, cuando el viento es constante y permite despegar y aterrizar en el mismo sitio.

Tras asomarse y comprobar el desnivel, una breve explicación y unos ejercicios sencillos nos prepararán para vivir la experiencia al máximo. Solo queda dar unos pasos para levantar los pies del suelo y volar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos