Los blancos de verdejo de Protos

El cortador de jamón Paco Peña. / lp
El cortador de jamón Paco Peña. / lp

CHEMA FERRER

En la mayor parte de Castilla y León, y también en La Mancha o en Extremadura, prospera la variedad de uva blanca verdejo. Con todo, Rueda es su principal viñedo y entorno a él nació su denominación de origen específica. Se cree que su procedencia es del viñedo mediterráneo que tradicionalmente se cultivaba en el norte de África, llegando a España en tiempos del medioevo. En los suelos secos y pobres de Castilla fue donde mejor arraigó y donde se ha conseguido su mejor resultado para elaborar vinos. El clima de la meseta también es útil, sus contrastes de temperatura veraniegos, entre el día y la noche, y luego la sequedad propia de la región impide el crecimiento de hongos en la planta, cosa que la variedad es muy proclive a sufrir. En los últimos tiempos la demanda de estos vinos blancos, por su popularidad, se ha incrementado y en muchas ocasiones se han embotellado vinos de verdejo que no estaban a la altura del trabajo realizado por las bodegas amparadas por la DO Rueda. Bodegas Protos es un paradigma de los buenos verdejos de Rueda. Su descripción organoléptica entra plenamente en el cánon: color pajizo ligeramente verde, aromático, casi herbáceo, encontrándose algo de laurel, almendras amargas, limones y cítricos. En boca es suave y bastante lleno y tiene una acidez aguda característica. Ideal en la degustación gastronómica. En el caso del verdejo de Protos, este se somete a una crianza sobre lías que le proporciona un cuerpo más redondo, son sensaciones sedosas y un final mucho más persistente. Bodegas Protos participa durante este mes en las jornadas gastronómicas Albufera al Plat, una buena ocasión para descubrir este vino blanco de primera acompañando a lo mejorcito del recetario valenciano.