Los Arráez, el origen de los vinos valencianos

Gama de vinos Los Arráez. / lp
Gama de vinos Los Arráez. / lp

Arcos y Malvasía, nuevas referencias en el proyecto de Toni Arráez

CHEMA FERRER

Bodegas Arráez, localizada en la Font de la Figuera, ha vivido en los últimos tiempos un impulso decidido de la mano de su enólogo Toni Arráez. Este se ha traducido en una notable presencia en los mercados interiores y un decidido incremento en las exportaciones. El secreto, a la vista, la calidad de sus vinos, elaborándolos de una manera inteligible para el consumidor y una presentación e imagen rompedoras. Esta combinación ha permitido que algunas referencias se hayan convertido en verdaderos iconos de los nuevos vinos valencianos. Por otra parte, la bodeg emprendió una labor necesaria, la puesta en valor de vinos cuya base fueran las variedades valencianas de antaño, dotándolos de un cariz absolutamente diferenciador.

A esta noble tarea se acaban de incorporar las variedades malvasía y arcos. Para su lanzamiento, se han embotellado un total de 8.846 botellas de las cuales, 2.969 corresponden a Los Arráez Malvasía y 5.877 corresponden Los Arráez Los Arcos. Estas botellas serán de edición limitada por lo que habrá cupo limitado de pedidos. Estos completan la saga con lo conocidos conocidos, Parcela 0, Lagares y Verdil.

Crianza

De ellos comentó su enólogo Toni Arráez que «los Arráez es volver a nuestros orígenes y nuestros inicios a nivel enológico, con este proyecto cerramos un poco el círculo que terminará completamente cuando concluyan las obras de la nueva bodega y vea cumplido el deseo de trabajar en medio del viñedo, a principios de 2020».

El etiquetado de los nuevos vinos sigue la línea del resto de la colección. Los Arráez Arcos está compuesto 100% por la variedad autóctona arcos de Miguel, elaborado en fudre de madera de roble francés y posterior crianza en el mismo fudre durante 6 meses. Sus viñedos están ubicados en el parcela más alta de la localidad de Font de la Figuera. Por otro lado, Los Arráez Malvasía es un vino 100% malvasía proveniente de dos parcelas plantadas por la familia Arráez a finales de los setenta en el paraje natural de Terres del Alforins. El 30% del vino ha sido criado durante tres meses en barridas de roble francés de baja tanicidad. Los probaremos y les contaremos.