Playas valencianas que merecen una escapada

Playas valencianas que merecen una escapada

Hay de todos los tipos y estilos, algunas más concurridas y otras que son grandes desconocidas, todas ellas destinadas a convertir las vacaciones en algo especial

CLAUDIA BENLLOCHvalencia

Las playas de Valencia, Alicante y Castellón pueden presumir de estar entre las mejores de la península ibérica. No hace falta irse muy lejos para poder perderse en la orilla y desestresarse de los problemas de la vida cotidiana. Aquí van algunas de las propuestas valencianas para pasar el verano:

1. Playa del Portet (Moraira-Teulada, Alicante)

De arena fina y aguas cristalinas, la cosmopolita playa de Moraira es un lugar tranquilo para perderse y darse un baño relajante. Tiene forma de concha y en ella se pueden realizar exploraciones submarinas. Desde esta emblemática playa se puede iniciar una agradable ruta de senderismo, la que le llevaría a la torre vigía del Cap d'Or.

2. Playa de Gandía (Gandía, Valencia)

Es una de las favoritas en España, conocida como «la playa de los madrileños». Tiene una extensión aproximada de tres kilómetros de arena fina, dorada y limpia, delimitados por un animado paseo marítimo. Una playa perfecta para dar un paseo por primera línea y dejarse acariciar por la leve brisa que la caracteriza. Cada año recibe galardones por su calidad.

3. Cala La Granadella (Jávea, Alicante)

Considerada por los usuarios una de las mejores de España, es una pequeña playa rodeada de un bosque de pinos mediterráneos principalmente compuesta por rocas y grava, por lo que es recomendable llevar calzado adecuado. El fondo marino está repleto de rocas que avivan la flora y fauna autóctonas, lo que la convierte en una playa preciosa para ir a practicar snorkel o apnea, y en la que cuevas y pequeños acantilados regalan pequeños paraísos de un mar absolutamente transparente. También es ideal para pasar el día de picnic o comiendo algo en alguno de los restaurantes de que dispone.

4. Playa del Port Vell (Isla de Tabarca, Alicante)

Esta playa recibe su nombre por su proximidad al antiguo puerto de pescadores de la isla. A ella se puede acceder en barco desde los puertos de Alicante, Santa Pola, Guardamar y Torrevieja. Cuenta con 30 metros de playa semiurbana con oleaje moderado, principalmente compuesta por rocas, grava y arena. Sus aguas han sido declaradas Reserva Marina del Mediterráneo, en virtud de la excelente calidad de sus aguas y la biodiversidad de su fauna y su flora, que son un claro ejemplo de comunidades marinas mediterráneas escasamente alteradas.

5. Playa de Levante (Benidorm, Alicante)

Con tres kilómetros de longitud, esta playa que se inicia en el Rincón de Loix y termina en el Mirador es el centro de actividad de Benidorm. Es de arena blanca y agua cristalina y poco profunda, presidida por palmeras y un verde paraje. Es una playa muy cosmopolita y algo bulliciosa por la gran dosis de actividades que acoge, buena parte desarrolladas en el paseo marítimo que la delimita.

6. Playa Norte de Peñíscola (Peñíscola, Castellón)

Es la playa de Peñíscola por antonomasia, y la más próxima al casco antiguo de la localidad. Aproximadamente cinco kilómetros de paraíso natural en una playa de arena blanca y grano grueso. También consta de un amplio paseo marítimo que bordea la playa poblado de palmeras y con el Castillo templario del Papa Luna como imagen de fondo. Allí se puede practicar vela o canoa y alquilar patines acuáticos o motos de agua.

7. Playa Les Rotes (Dénia, Alicante)

Se trata de una playa en la que domina la roca erosionada por el mar, situada en una de las zonas con menos bullicio próximas a la ciudad. Una senda la recorre prácticamente de punta a punta, por lo que es un lugar ideal para dar largos paseos disfrutando de sus tranquilas aguas. Sus rocas erosionadas por el mar configuran todo tipo de formas imposibles que la convierten en una playa única, que se caracteriza por ser algo ventosa. Es una cala rocosa muy interesante para practicar buceo, aunque si se desea llevar a cabo esta actividad se debe solicitar un permiso previo en la Oficina de Turismo de Dénia.

8. Playa de La Devesa (El Saler, Valencia)

Se halla situada en la Dehesa del Saler, que es el nombre que recibe la franja de arena que separa la Albufera del Mar Mediterráneo. La playa, de casi cinco kilómetros de longitud, es de arena fina y dorada. Es conocida por muchos como Playa de la Malladeta debido a las grandes dunas litorales que conserva la playa, y que protegen un rico ecosistema. Su mayor atractivo es su entorno natural, ya que está ubicada en el parque natural de la Albufera.

9. Playa l'Esparrelló (Villajoyosa, Alicante)

Una playa de piedras blancas que hacen que el mar tenga un color azul turquesa muy especial. Un lugar impresionante arropado entre acantilados, y a tan solo 20 minutos de Alicante. Unos 500 metros de playa muy tranquila gracias su emplazamiento algo escondido, a la que se accede a través de unos pequeños caminos situados entre chalets y jardines y bajando por unas escaleras.

10. Playa de La Concha (Oropesa del Mar, Castellón) 

Es probablemente la playa más emblemática de Oropesa con casi un kilómetro de preciosa arena fina y dorada. Es una playa familiar que ofreceun mar en calma gracias a su forma de bahía (de ahí su nombre) apto para todos los públicos. Durante los meses de verano hay mucho ambiente, se ofrecen actividades gratuitas al aire libre como tai-chi o yoga, y se organizan juegos y concursos infantiles. Está situada en un entorno urbano, bordeada por un paseo marítimo que llega al puerto deportivo, al faro y a otras calas más pequeñas y menos concurridas.

Y además...

Cala Ferris (Torrevieja, Alicante)

Es una pequeña cala de unos 200 metros de longitud, compuesta por arena dorada. Lo más característico de esta playa son sus aguas limpias y cristalinas, en un entorno rodeado de dunas con abundante vegetación y palmeras. No consta de paseo marítimo, por lo que es una playa aislada y conocida por la tranquilidad que allí se disfruta, que ofrece la oportunidad de disfrutar de un tranquilo baño entre los sonidos de los pájaros y el ir y venir del mar.

Cala Ambolo (Jávea, Alicante)

Una diminuta cala natural y virgen de aguas transparentes ubicada al sur de Cabo de la Nao. Frente a ella emerge la Isla del Descubridor, cuyos fondos son muy apreciados y frecuentados por los buceadores. El acceso a esta playa de grava y pequeñas piedras se realiza a través de un camino esculpido en la roca que rodea la playa, aunque es algo complicado merece la pena. Debe su nombre a la cercana torre vigía construida en el siglo XVI. No es de extrañar ver algún desnudo, pues es una playa nudista.