65 mineros permanecen atrapados por una explosión de gas en México

A pesar de las más de 20 horas de trabajo para despejar el paso por las galerías, a última hora del domingo no se había podido establecer contacto con las víctimas

EFE | MÉXICOSAN JUAN DE LAS SABINAS

Equipos de Protección Civil, especialistas y mineros de Coahuila (México) trabajan sin descanso desde el sábado en la mina donde permanecen atrapados 65 compañeros por una explosión de gas grisú. Familiares de las víctimas, que continúan incomunicadas, rezan, cantan y conversan alrededor de las fogatas improvisadas en la boca de la mina Pasta de Conchos en espera de noticias de sus allegados, atrapados bajo tierra.

Durante todo el domingo, desde que se supo que una explosión de gas grisú había causado un derrumbamiento, la mina de carbón se convirtió en el centro de atención de familiares, compañeros, autoridades y periodistas.

En esta zona carbonífera del norte de México abundan las explotaciones mineras, muchas de las cuales carecen de tecnología avanzada para la extracción del mineral.

Además de los operarios de Industrial Minera Mexicana, la compañía del Grupo México que se ocupaba de explotar la mina, colaboran en la búsqueda de los trabajadores siniestrados compañeros de otros pozos de la zona. Decenas de soldados se encuentran en la zona para poner en marcha el plan de ayuda DN-III, que opera cuando hay catástrofes o desastres naturales.

La mina está localizada a una decena de kilómetros de la cabecera municipal de San Juan de Sabinas, a unos 250 kilómetros al norte de la ciudad de Saltillo, capital del Estado de Coauhila, y a unos 1.080 al norte de la capital federal mexicana.

Sin contacto con las víctimas

El gobernador del estado mexicano de Coauhila, Humberto Moreira, se ha personado en el lugar de los hechos para informar de la evolución de los trabajos de búsqueda. "Lo grave de la situación es que son 65 mineros en el interior de una mina. Se está trabajando ahora mismo para 'encapillarla', es decir, para poder abrir paso", comentó.

Un portavoz de Protección Civil estatal ha reconocido que, pese a las más de 20 horas de trabajo para despejar el paso por las galerías, a última hora del domingo no se había podido establecer contacto con los mineros. "Toda la noche se van a estar realizando maniobras. Las cuadrillas se están relevando", ha explicado Rodolfo Alemán, portavoz de la empresa que explota la mina.

Durante la tarde de ayer, algunos familiares recordaban que no es la primera vez que en el Estado de Coahuila, fronterizo con Estados Unidos, se produce una catástrofe similar. Casos más recientes han ocurrido en la mina Cuatro y Medio, donde una explosión de grisú causó 37 muertos en 1988, recordó.

Fotos

Vídeos