Ayudas a los niños con autismo

Los diarios valencianos han publicado dos noticias que, bajo mi modesto punto de vista son realmente lamentables, y que son: los centros que atienden a 400 niños con autismo están al borde de su continuidad porque el Consell les adeuda poco más o menos un millón de euros. La otra es que el Consell ha abonado 4,8 millones de euros al Valencia CF, y ante esto me pregunto cómo es posible que los gobernantes de esta Comunidad digan a los dependientes que no tienen dinero para pagar la dependencia y, sin embargo, sí tienen (y mucho) para el Valencia CF. Y a mi realmente esto me parece inconcebible, ¿o es que acaso lo que pretenden con esta actitud es que volvamos a los siglos XIV-XV, en donde a estas personas se les encerraba en una habitación o se les encadenaba, sin más derecho a la vida?

Pienso que estas personas tienen el derecho a ser reconocidos por esta sociedad como preferentes y ayudarles en todo lo humanamente posible.

Con estas palabras no quiero dar a entender (ni mucho menos) que estoy en contra del deporte pero pienso que las prioridades y los cánones de convivencia deben ser las metas de los políticos y dar prioridad a casos tan sangrantes como los que viven estas personas.

Siento vergüenza ajena cuando veo con claridad que los gobernantes no escuchan el clamor de estas personas reclamando que se les reconozca el derecho a una vida digna y sin que se les pongan más trabas a las que de por sí ya tienen. Tienen que poner su mano en el corazón y pensar que antes está la dignidad de estos seres que cualquier otro acontecimiento, pues estos segundos no comen, no necesitan medicamentos, no necesitan asistencia médica, no necesitan asistencia personal, y sin embargo las personas a las que nos referimos sí.

Señores políticos, piensen en las personas más, sean más coherentes a la hora de las prioridades. La vida digna es sagrada. ¡Respetenla!