Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Escapadas

Estás en: Las Provincias > Ocio > Escapadas
LA RIBERA
Cullera, entre la Albufera, el Xúquer, la montaña y el mar (II)
Continuamos con nuestro recorrido turístico por Cullera, y al igual que la semana pasada, comenzamos reproduciendo unos párrafos escritos hace algo más de doscientos años por el botánico Cavanilles, quien realizó una magistral descripción del paisaje de Cullera

Cullera, entre la Albufera, el Xúquer, la montaña y el mar (II)
Estany de Cullera. / FORO FCO. GIRONÉS.
09.10.07 - 10:22 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
“Es graciosa la vista que se descubre desde lo alto del monte. No lejos de Cullera se ve entrar el Xucar que viene haciendo curvas desde Alcira, corriendo unas veces por llanuras sin arboles y otras oculto por entre las freqüentes masas de moreras, cuyo verde amarillento contrasta con el obscuro de los algarrobos que alternan con olivos. El monte de Cullera se ve prolongado de oriente a poniente, y en sus raíces los lugares de Favareta, Llaurí y Corvera. El gran lago de la Albufera al norte, y más cerca las preciosas huertas de Cullera hace interesante el quadro que ofrece allí la naturaleza y el arte. No es dilatado el termino que poseen los de Cullera, pero es fértil, ameno y bien aprovechado: una legua tiene desde los términos de Taberna de Valldigna y Favareta hasta la playa de San Lorenzo, y tres quartos con otra diferencia desde la playa de San Antonio hasta los términos de Llaurí y de Sueca. Viven hoy en Cullera más de 1.200 vecinos, y al principio de siglo solamente había 350…”

Antonio José de Cavanilles: “Observaciones sobre la Historia Natural, Geografía, Agricultura, Población y Frutos del Reyno de Valencia” (Madrid, 1795- 1797).

Continuamos con nuestro recorrido turístico por Cullera, y al igual que la semana pasada, comenzamos reproduciendo unos párrafos escritos hace algo más de doscientos años por el botánico Cavanilles, quien realizó una magistral descripción del paisaje de Cullera. Después de visitar el Museo del Arroz, situado en la ermita del “Sants de la Pedra”, proseguimos el itinerario hasta otro de los enclaves más peculiares el sur del Parque Natural de la Albufera: la“Bassa de Sant Llorenç”, una zona húmeda emplazada al norte del monte de Cullera, que tiene gran interés ecológico y que conserva algunos de los yacimientos arqueológicos más antiguos de la Ribera Baixa.

Siguiente parada en el Faro, que se alza sobre el extremo rocoso de la montaña de Cullera que se adentra más al este, en el mar Mediterráneo. Desde la “Bassa de Sant Llorenç” llegamos, por la carretera que discurre junto a la playa del Dosel, al Faro de Cullera. El Faro se alza sobre la estribación rocosa más oriental del monte de Culllera, único promontorio existente en la provincia de Valencia en contacto con el Mediterráneo. Las panorámicas que se contemplan desde lo alto de la montaña de Cullera (tanto desde “el Fort” como desde la “Cova del Volcán del Faro”, un yacimiento arqueológico de gran interés) son excepcionales, tanto si miramos hacia el norte (playas del Dosel y del Mareny, litoral de Sueca –Mareny Blau, Mareny de Barraquetes, les Palmeretes, el Perelló-, las playas valencianas del Perellonet, el Saler y Pinedo, el puerto de Valencia y, al fondo, las montañas castellonenses del Desert de les Palmes y la Sierra Calderona) como si dirigimos la vista hacia el sur del Golfo de Valencia (playas cullerenses del Racó y Sant Antoni, la desembocadura del Xúquer, el Brosquil, el Marenyet, las playas de Tavernes de la Valldigna, Xeraco, Gandia, Oliva, etc.). Completando el bellísimo panorama, el majestuoso Montgó (Dénia-Xàbia). Al oeste, la abrupta sierra de Corbera, desde la que se domina el tramo final del río Xúquer. Y en dirección noroeste, el lago de la Albufera y la marjal circundante. Junto al faro está un curioso museo, el de la Piratería, ubicado en la “Cova del Dragut”. En la gruta natural en donde, según la tradición, se refugió el temible pirata Dragut antes de atacar Cullera (el 25 de mayo de 1550), un equipo de especialistas dirigido por Begoña Soler Mayor, ha creado un interesante museo municipal que vale la pena visitar. Lamentablemente, la isla situada cerca del Faro, y que describió Cavanilles a finales del siglo XVIII, ya no existe, puesto que hace algunas décadas se construyó sobre ella un edificio de apartamentos.

Cullera, entre la Albufera, el Xúquer, la montaña y el mar (II)
Ascendimos a los puntos más elevados de la “Muntanya de Cullera”, también conocida como “Muntanya” o “Serra de les Raboses”, nombre relacionado con las zorras que tanto abundaban antaño en estos agrestes parajes. Tanto desde el “Fort” (restos de fortificaciones militares que estaban emplazadas en la cumbre de la “Muntanya”) como desde la cueva del Volcán, las vistas panorámicas que se pueden admirar son realmente espléndidas.

Llegamos al “Castell” de Cullera, uno de los lugares más emblemáticos de esta población de la Ribera Baixa del Xúquer. Allí se encuentran los restos, todavía impresionantes, de lo que fue gran fortaleza árabe de Cullera, de la que aún resalta la Torre del Homenaje, varios lienzos de muralla y la llamada “Torre de la Reina Mora”. Junto a la fortaleza (que está siendo adecuadamente restaurada por el Ayuntamiento) se encuentra el santuario de la patrona de Cullera: la “Mare de Déu del Castell”. Merece la pena descender hacia el casco antiguo de Cullera por el zigzagueante vía crucis que nos permite ir descubriendo poco a poco las más sorprendentes perspectivas de los barrios más antiguos de Cullera, que aún mantienen intacta parte de la trama urbana medieval. Después, conviene perderse por las calles y plazas más típicas de la vieja Cullera, un municipio que todavía conserva el sabor de pueblo muy vinculado a sus raíces, a sus tradiciones más ancestrales.

Las dos últimas etapas de esta visita panorámica a Cullera, tienen como escenario el sur de la bahía, concretamente la Torre del Marenyet y “l’Estany”. La Torre del Marenyet es un recio baluarte militar de forma circular, que fue construido en tiempos medievales en las inmediaciones del mar para que funcionara como “torre de guaita” o “torre vigía”, desde la cual se controlaba la posible llegada de los temibles piratas, cursando los soldados allí destacados aviso urgente a la población, distante varios kilómetros.

Al sur del término municipal de Cullera se encuentra “L’Estany”, un paraje natural de singular belleza. “L’Estany” está muy próximo al mar Mediterráneo, y puede calificarse como un auténtico remanso de paz, al estar rodeado por huertas y campos de naranjos, teniendo al fondo la sierra de Corbera, con las recortadas siluetas de sus cumbres. Resulta muy placentero pasear por la orilla de “L’Estany”, contemplando la relajante imagen de los pescadores, a bordo de sus pequeñas barcas de quilla plana, empuñando sus cañas y haciendo gala de una infinita paciencia. Junto a “L’Estany” se hallan algunos de los restaurantes más populares de Cullera: “Picanterra”, “El Cordobés” y “Casa Salvador”. Éste último merece especial atención, ya que está considerado por distintos especialistas gastronómicos como un auténtico “templo de los arroces”. Fundado hace más de medio siglo por la familia Gascón, “Casa Salvador” supone una garantía de calidad para el amante de la buena mesa, ofreciendo la carta de arroces más amplia de toda la provincia de Valencia, además de una selecta variedad de pescados y mariscos y una de las más completas bodegas de nuestra comunidad.

Siguiendo con las referencias gastronómicas de Cullera, la ruta de la buena cocina nos conduce al casco antiguo, en donde funciona, desde hace unos meses, otro restaurante de nivel, perteneciente a Salvador Gascón: “Salvia” (entre el mercado y la subida al castillo). Junto al río Xúquer y su puerto fluvial está el restaurante del Club Náutico, especializado también en arroces y pescados. En el Mareny de Sant Llorenç se halla un establecimiento muy popular, “Casa Rocher”, en donde, además de buenas paellas, elaboran unas sabrosísimas anguilas al horno, el típico “all i pebre” y la “espardenyà”. En la playa del Dosel, un lugar adecuado para cenar es el restaurante “Días de Vino y Rosas”, y en la playa del Racó, el restaurante “Los Olivos”. Por muchos motivos, compensa viajar hasta Cullera en cualquier época del año. Pero, ahora mismo, cuando acabamos de estrenar oficialmente el invierno, Cullera nos aporta atractivos paisajes de la montaña, desde el castillo y el “Fort” hasta el Faro; el Xúquer, desde los meandros existentes entre Sueca y “l’Assut de la Marquesa”, hasta el puerto fluvial y la desembocadura en el Mediterráneo; el Parque Natural de l’Albufera, con el Museo del Arroz, y la “Bassa de Sant Llorenç”; “l’Estany” y el Marenyet; el abigarrado caserío del centro histórico de Cullera, etc.

Cullera, abierto todo el año…

DATOS PRÁCTICOS

-Tourist Info Cullera pueblo. Carrer del riu, 38. Tel.: 96 1720974
-Tourist info Cullera playa. Plaza Constitución s/n. Tel: 96 1731586
-Página web:www.gva.es/cullera/
-Hotel “Santa Marta” (playa del Racó). Tel: 96 1738029
-Hotel “Sicania”. Tel: 96 1720143
-Restaurante “Casa Salvador” (Estany de Cullera). Tel: 96 1720136
-Restaurante “Picanterra” (Estany de Cullera). Tel: 96 1722627
-Restaurante “El Cordobés” (Estany de Cullera). 96 1722323
-Restaurante “Días de Vino y Rosas” (Faro de Cullera) 174 88 00
-Restaurante “Los Olivos” (playa del Faro de Cullera). Tel: 96 1746263
-Restaurnte “Rocher” (Mareny de Sant Llorenç). Tel: 96 1760173
-Restaurante “Salvia”. Tel: 96 1720398
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS