La FIFA sanciona a Suárez con 4 meses sin jugar

La FIFA sanciona a Suárez con 4 meses sin jugar

No podrá entrar a un campo hasta finales de octubre. Además, recibe un castigo de nueve partidos con Uruguay por el mordisco a Chiellini

IGNACIO TYLKORío de Janeiro

A diferencia de lo que sucede habitualmente en el fútbol español, donde los comités disciplinarios dejan impunes agresiones, gestos y conductas antideportivas, la UEFA y la FIFA suelen ser implacables con el fin de mostrar al planeta una imagen de ejemplaridad. Este jueves lo volvieron a dejar patente al castigar el mordisco del caníbal Luis Suárez al defensa italiano Giorgio Chiellini durante el choque que les enfrentó el pasado martes en Natal y que se cerró con el triunfo de Uruguay, gracias a un gol de Diego Godín, y la eliminación de la Nazionale.

A primera hora del día en Brasil, la FIFA impactó al mundo con una noticia de alcance: nueve partidos oficiales de suspensión a Luis Suárez con su selección y cuatro meses de inhabilitación de cualquier actividad relacionada con el fútbol por su dentellada. El maestro Óscar Washington Tabárez pierde a su estrella para lo que resta del Mundial, pero la sanción supone un serio contratiempo también para el Liverpool o para cualquier club que fiche a Luis Suárez, y entre sus posibles pretendientes están el Barcelona y el Real Madrid. La condena no impide un traspaso, pero sí que juegue hasta finales de octubre.

La sanción comenzará a aplicarse de inmediato, en el choque de octavos de final que Uruguay disputará contra Colombia, este sábado en el estadio Maracaná de Río de Janeiro. La federación uruguaya puede apelar, pero en ningún caso se suspende la sanción de forma cautelar, añadió la FIFA, tajante. El Pistolero, que no podrá ingresar a ningún estadio mientras está suspendido, también deberá pagar una multa de 100.000 francos suizos, al cambio unos 82.000 euros.

«No se puede tolerar este tipo de comportamiento en un terreno de juego, especialmente durante la Copa del Mundo FIFA, cuando millones de personas tienen la vista puesta en los jugadores», dijo Claudio Sulser, presidente de la Comisión Disciplinaria de la FIFA.

Como ya se intuía, sobre todo tras la presión de medios ingleses e italianos, el organismo rector del fútbol internacional no tuvo en cuenta las alegaciones presentadas antes de las cinco de la tarde del miércoles por la asociación uruguaya. Arguyó sin éxito que las fotos que mostraban el hombro de Chiellini con la mordedura sufrida estaban trucadas y que en ninguna imagen de televisión se apreciaba claramente que Suárez le hincara el diente. Los dirigentes charrúas aportaron incluso supuestos análisis de odontólogos.

Reincidente

Suárez ya fue protagonista de episodios similares en etapas precedentes y se enfrentó a dos duras sanciones en 2010, cuando militaba en el Ajax holandés, y en 2013, ya en las filas del Liverpool inglés, por morder a diferentes rivales.

El primero que supo de la fuerte dentadura de Luis Suárez fue el centrocampista Otman Bakkal, que en noviembre de 2010 comprobó, incrédulo, cómo el uruguayo le clavaba los dientes en un hombro en un duelo de la liga holandesa entre el Ajax, equipo entonces del jugador sudamericano, y el PSV Eindhoven.

Esa acción le costó al delantero uruguayo una sanción de siete partidos por parte de la federación holandesa, a los que sumó los dos encuentros con los que le castigó su propio club, que además le impuso una multa económica.

Un partido menos de inhabilitación de los que le costó a Suárez el mordisco que le propinó en abril de 2013 al defensa serbio del Chelsea Branislav Ivanovic y por el que fue castigado con diez partidos por la federación inglesa. Esa condena le impidió al internacional uruguayo debutar esta campaña en la Premier hasta cumplida la quinta jornada. Fue un intenso verano en el que, convertido oficialmente en el chico malo de Inglaterra, parecía destinado a abandonar las filas del Liverpool.

No obstante, Suárez mitigó en parte esa nefasta reputación con actuaciones futbolísticas descollantes. Despertó la admiración del mundo entero tras firmar una espectacular temporada con los reds, que le valió al uruguayo además del título de máximo goleador con 31 tantos, el de mejor jugador del campeonato, a criterio de sus propios compañeros de profesión. Igualó en la Bota de Oro europea con el madridista Cristiano Ronaldo.