Sin vehículos 'eco' en la administración

LAS PROVINCIAS, con la organización de ECOMOV, que este año llega a su cuarta edición los próximos días 17, 18 y 19 de mayo, es uno de los medios pioneros en la promoción de la eco-movilidad, un concepto que engloba coches menos contaminantes, mejores infraestructuras para poder utilizarlos, como cargadores para coches eléctricos, otras formas de movilidad como las bicis y las motos eléctricas, y también la mejora de la interconexión entre aparcamientos y transporte público, por ejemplo.

Hemos añadido a estas demandas, la exigencia de que las entidades públicas sean las primeras en dar el paso hacia vehículos ecológicos, por un detalle clave: como particulares utilizamos nuestros coches una o dos horas al día, mientas que un vehículo de función pública puede estar diez o doce horas en la calle.

Pues bien, en los últimos días hemos visto como la Generalitat adquiría 90 modelos de coche para los médicos de la Comunitat Valenciana con motor de gasolina, mientras una empresa privada los compraba ecológicos e impulsados por gas GLP, y de la misma marca. Al mismo tiempo, la Guardia Civil estrena potentes y enormes todo terrenos con motor diésel... para la agrupación de tráfico, que iría mejor dotada en modelos tipo SUV de menor consumo y mayor agilidad, y en ese sector hay ya ofertas ecológicas muy interesantes y, para terminar, Correos también busca vehículos diesel porque no hay infraestructuras para recargar los modelos eléctricos. Sumemos a esto que, en valencia, la EMT se auto-glorifica con sus nuevos buses híbridos, pero, con superávit en sus cuentas, ¿por qué no invierte en buses de gas natural o eléctricos?

En resumen, es y será el sector privado y particular el que impulse la demanda ecológica. Lo hemos comprobado esta semana, probando el nuevo Tesla Model 3, que en febrero fue el eléctrico más vendido en España, a pesar de un precio alto, y también en toda Europa, y todos, de particulares.