LAS VACACIONES YA ESTÁN CERCA

El verano es una época peculiar para el mundo del automóvil. Mientras a nivel ejecutivo se disfruta en muchos casos de jornada intensiva y de merecidas vacaciones, y en cuanto a producción todas las plantas se preparan para la parada de agosto, en los concesionarios el ritmo es frenético.

El trasiego de camiones descargando coches, de clientes que quieren sus nuevos modelos para irse de viaje en verano, es decir, para 'ya mismo', y de promociones incesantes por parte de las marcas para, entre los muchos compradores, llevarse el gato al agua, el stress a nivel de ventas es tan agotador como constante. Pocos comerciales estarán de vacaciones estos días en los que las entregas se suceden a un ritmo diabólico, lo que hace que la 'experiencia de compra' a veces no sea tan buena como los 'diseñadores de experiencias' habían pensado en sus concesionario-laboratorio.

Todo ello influye en un vaivén de cifras de ventas del que nosotros, por voluntad propia, nos abstraemos, ya que con ellas se llenan titulares que poco tienen que ver con la realidad. Por ejemplo, ya les vaticinamos que las ventas en julio y agosto 'se van a hundir', ya que en 2018 entraba en vigor el nuevo ciclo de homologación y los fabricante matricularon miles de coches que dispararon las matriculaciones y, por tanto, los guarismos de las ventas, aunque no los coches que realmente estrenaron los clientes.

En septiembre de este año, en cambio, las cifras de ventas subirán, ya que en 2018 muchos de los coches que se vendieron a clientes finales estaban matriculados en julio y agosto como 'kilómetro cero' y, este año, sin ese enorme stock, habrás más 'nuevas ventas' que subirán el dato y darán lugar a titulares, esperemos, optimistas.

Al intenso día a día en los departamentos de ventas se suma el de los talleres con cientos de revisiones concertadas, así que nuestro consejo es la paciencia, tanto a los profesionales como a los clientes. Las vacaciones ya están realmente cerca.