Nissan Micra N-Sport: Urbano y más deportivo

Los detalles negros resaltan en el diseño de todo el coche./
Los detalles negros resaltan en el diseño de todo el coche.

El Micra revoluciona sus motores de gasolina con una versión turbo para el acabado N-Sport

NACHO MARTÍN-LOECHES

En 2019 Nissan está de estreno con la nueva gama de motores para el Micra, ya que la firma incorpora un nuevo motor de un litro de cilindrada con versiones de 100 y 117 CV, combinados con una nueva versión deportiva 'N-Sport'. Nos ponemos a los mandos del mismo aprovechando el patrocinio de Nissan en la '6to6', una ruta de coches deportivos donde modelos como el Nissan GT-R o el 370 Z Nismo tienen un gran protagonismo, genética que también llega al Micra.

Si por algo destaca esta versión es por su diseño deportivo interior y exterior. Por fuera nos llaman la atención los detalles en negro en los faldones laterales, espejos retrovisores o paragolpes, pero sobre todo por el aspecto de sus llantas de 17 pulgadas, que tienen un acabado en carbono muy atractivo. La parrilla delantera con el diseño en caída combina a la perfección con los faros led. Detrás sigue en su línea 'racer' con alerón trasero y un escape cromado. Además, los cristales traseros están tintados y la suspensión reduce su altura.

Pasamos al interior, donde apreciamos que su espacio es suficiente para que cuatro adultos vayan cómodos en un viaje. Los acabados son de una calidad reseñable con detalles en piel. El tacto del volante es suave y los mandos son muy cómodos. La parte central la preside una pantalla táctil de siete pulgadas que controla todos los sistemas multimedia.

Suave y preciso

Las medidas del Micra son cómodas para transitar por entornos urbanos: roza los cuatro metros de largo, con cinco puertas y maletero de 300 litros. Uno de los puntos fuertes del N-Sport es su chasis, unido a unos muelles que son más rígidos y que provocan un comportamiento ágil y preciso. La dirección también da buenas sensaciones y es más bajo que los demás hermanos de gama. Probamos la variante de 117 CV con caja manual de seis marchas, pero el acabado N-Sport también está disponible con el cambio automático y los motores 1.0 de 100 caballos de gasolina y el diésel 1.5 de 90 CV.

Nuestra unidad no cuenta con la velocidad y aceleración de un deportivo, pero en relación al peso del vehículo, los 117 caballos son más que suficientes. Además, este motor cuenta con algo de par extra cuando pisamos el acelerador a fondo gracias a su función 'overboost'. Se agradece la sexta marcha si circulamos por zonas donde necesitamos una mayor velocidad, ya que el coche no se revoluciona en exceso. Tiene un efectivo control de velocidad, y podríamos hacer largos viajes sin que estos supongan fatiga. A pesar de su concepto urbano, es cómodo en carretera y las opciones multimedia hacen que estemos conectados.

Su tamaño lo hace muy versátil en entornos urbanos, y las ayudas al aparcamiento, como la cámara de visión trasera, permiten aparcar el coche en huecos ajustados.

Tiene funciones bastante útiles como el asistente de frenada, la ayuda en pendiente o el sensor de lluvia. Además de Apple CarPlay y Android Auto tiene conexión bluetooth y, de forma opcional, puede ir equipado con el novedoso sistema 'Nissan Connect' que ofrece navegación con mapas en 3D.

Muy competitivo

Disfrutar de este pequeño y deportivo no es caro, ya que su precio de lista supera por poco los veinte mil euros, por lo que a pie de concesionario y con ofertas, debe ser más competitivo. A cambio nos llevamos un coche de bonito diseño, bien equipado, con brío en su motor, alta calidad y buen espacio.

Pequeño alerón y cristales tintados.
Pequeño alerón y cristales tintados.