Ford Fiesta: El urbano con más carácter

Las llantas y el paragolpes delantero son sus elementos más característicos./
Las llantas y el paragolpes delantero son sus elementos más característicos.

El Ford Fiesta ST-Line reúne las mejores cualidades de un coche compacto y juvenil con un gran equipamiento de serie para destacar en ciudad y carretera

NACHO MARTÍN-LOECHES

El Ford Fiesta es un modelo con un recorrido histórico. Con millones y millones de unidades vendidas en todo el mundo desde su lanzamiento en 1976 probamos su última versión que, de nuevo, no nos ha dejado indiferentes. Nuestro modelo es concretamente el ST-Line de cinco puertas, la línea de diseño deportivo de la marca que equipa unas diferencias claras de aspecto respecto a sus hermanos de gama. Esta versión más agresiva puede tener diferentes variantes tanto diésel como gasolina -y una nueva micro-híbrida para el año que viene-, con potencias que van desde los 85 caballos hasta los 200 del ST. En nuestro caso probamos uno de los más demandados, el motor gasolina Ecoboost de tres cilindros y 100 CV.

Deportividad asegurada

Con la variante ST-Line nos topamos con unas líneas muy juveniles y agresivas. La parrilla delantera cambia con un morro de apariencia alargada, diseño en cascada y un paragolpes con detalles de lo más 'racing'. Las luces de día son 'led' de serie y, continuando hacia detrás, el diseño continúa en la misma línea: cristales traseros tintados, un destacado alerón trasero, un tubo de escape cromado con el tamaño aumentado y unos faldones laterales rodeados por las llantas de 17 pulgadas. Por fuera, en nuestra unidad, también contamos con el techo y los retrovisores en color negro. Un diseño de lo más 'cantarín' unido al rojo eléctrico de la carrocería.

Su equipamiento de serie y su diseño deportivo interior y exterior son sus mejores cualidades

Nos adentramos en el interior y los detalles que le dan ese aire de coche de carreras nos sigue enamorando. Los pedales son de aluminio y muchos elementos están recubiertos con un material que nos hace recordar a la fibra de carbono. El volante está forrado en piel, así como las palancas del cambio de marchas y la del freno de mano. Tiene los pespuntes bordados en rojo, así como detalles en los asientos, alfombrillas y diferentes zonas del salpicadero. En el centro contamos con una pantalla táctil de 6,5 pulgadas. Las medidas del maletero no son nada malas con 303 litros de volumen. Si reclinamos la fila trasera de asientos, obtenemos una capacidad total de 984 litros.

Detalles en el color de la carrocería.
Detalles en el color de la carrocería.

El motor tricilíndrico de 100 caballos es muy lineal en la aceleración, no tiene el típico sonido de un tres cilindros, no es nada molesto. Con el peso del coche, los 100 CV son suficientes para no pasar apuros en carretera. La conducción en curvas el Fiesta es muy divertida, el chasis y las suspensión lo hacen muy dinámico, aunque este factor no lo hace contar con el confort en marcha de otros rivales, aunque este coche está más enfocado a usuarios que buscan en un coche más agilidad que confort. La caja de cambios es manual, de seis velocidades, y muy precisa. Va equipado de serie con los neumáticos Michelin Pilot Sport, su aceleración de cero a cien se hace en 10,6 segundos y su consumo homologado es de cinco litros de media por cada cien kilómetros, aunque en el consumo real medio supera los siete. Por carretera es la zona dónde mejores datos de consumo presenta.

Completo de serie

Algo que lo diferencia en gran medida respecto a sus rivales es su equipamiento de serie. Sin coste adicional, este Fiesta equipa asistente de frenada de emergencia, control de velocidad por radar, cámara de visión trasera o corrector de trazada por cambio involuntario de carril, entre otros. También de serie llega con los sistemas de conectividad Apple CarPlay y Android Auto, además de incorporar un sistema de navegación muy intuitivo y fácil de utilizar.

Si unimos el diseño tan atractivo y con personalidad junto al equipamiento y sus cualidades de conducción, además de su precio -este modelo lo podemos encontrar por 17.061 euros-, el Fiesta es todo un acierto.

Trasera corpulenta con cristales tintados y alerón trasero bitono.
Trasera corpulenta con cristales tintados y alerón trasero bitono.

Más