Skoda Kamiq: Tras los pasos del Yeti

Con solo 4,24 metros de largo tiene porte de coche más grande y un amplio interior./
Con solo 4,24 metros de largo tiene porte de coche más grande y un amplio interior.

Un nuevo modelo llega para continuar la saga SUV de Skoda, formada por los Kodiaq, Karoq y, ahora, el Kamiq, heredero del Yeti

MARIO ESCATEstrasburgo (Francia)

Hace unos años Skoda adivinó las tendencias del mercado para dar vida al SUV Yeti en el año 2009, un modelo de estilo diferente, tamaño urbano pero un interior apto para un uso familiar por su amplio interior. El modelo se vendió muy bien en toda Europa, incluso con largas listas de espera, pero en esos años de vida -el Yeti se retiró en 2017- la pasión SUV se desató en todos los sectores y Skoda inició una nueva familia SUV con el Kodiaq de siete plazas, al que siguió el compacto Karoq y, ahora, el modelo más urbano, el Kamiq, el más similar en cuanto a tamaño y planteamiento, al mencionado Yeti.

Con más espacio

Lo cierto es que el Kamiq es la versión crossover del nuevo Skoda Scala, y de hecho comparten interior, gama de motores e incluso piezas clave de la carrocería, como las puertas o la plataforma, lo que permite incluso utilizar la misma fábrica, tal y como sucede, dentro del mismo grupo Volkswagen, con los Seat Ibiza y Arona. Eso sí, la imagen se ha cambiado de forma conveniente, con la única pega de no ser un modelo 'tan SUV' como los de su clase, pero con un tamaño ligeramente superior y un espacio interior de primera, en el que destacan tanto la amplitud de todas las plazas como el buen volumen de maletero, con 400 litros de capacidad, herencias de la 'era Yeti'.

Con precios desde 14.900 euros y una gama entre 90 y 150 CV, el Kamiq ya está a la venta en España

El interior ofrece unos acabados de gran calidad y tacto, y todos los mandos y testigos quedan a la vista. La posición de conducción es confortable gracias a las múltiples regulaciones del asiento, aunque con una banqueta algo corta, y del volante. La primera unidad que probamos, en un recorrido de casi 300 kilómetros con origen en la bella ciudad de Estrasburgo, es el TDI 1.6 de 115 CV, único diésel de la gama, con acabado Style y caja de cambios automática de siete marchas, en un itinerario de buen firme y carreteras muy viradas.

Con esta combinación, el nuevo Kamiq se muestra muy manejable, con una dirección precisa y una suspensión confortable, que tiene poco balanceo en curvas y una buena respuesta del motor, que a la vez, ofrece un confort de marcha alto sin apenas rumorosidad en el habitáculo.

Nos gusta de forma especial la visibilidad, especialmente en la vista al frente, gracias a unos pilares del parabrisas de tamaño reducido, lo que se agradece en la curvas más cerradas.

La configuración interior con dos pantallas es realmente buena, y la central resulta sencilla e intuitiva, y ofrece conectividad sin cables.

En la segunda jornada, ya por tramos de autopista y con mucho tráfico, de camino al aeropuerto de Basilea, optamos por la versión de gasolina 1.0 TSI, también con 115 CV, pero, esta vez, con cambio manual de seis velocidades. Con esta mecánica el nuevo Skoda tiene mayores aceleraciones que el diésel, e incluso, gracias al cambio manual, podemos extraer un mayor rendimiento general que, con la opción Sport, baja menos de revoluciones en los cambios de marcha y muestra un mayor aplomo en todo tipo de firme.

Con unos precios de lanzamiento desde 14.900 euros, Skoda pone en el mercado un excelente rival en el segmento urbano, con alta capacidad interior, buenos motores y la habitual calidad de Skoda. en el 'debe' cabe apuntar la ausencia de versiones 4x4 y que el único modelo con etiqueta 'eco' de la gama sea el equipado con motor TGI de gas natural, que no está a la venta en la fase de lanzamiento.

Comparte silueta con el compacto Scala, pero con más altura y diseño 'crossover'.
Comparte silueta con el compacto Scala, pero con más altura y diseño 'crossover'.

Muy buena puesta en escena de Skoda en el sector SUV más urbano y compacto. Como es habitual en la marca, su coche es más amplio que la competencia, y se suma un bonito diseño y buenos motores, así como un precio ajustado. Se echa de menos, eso sí, la personalidad que tenía el Yeti.