Un día a día mucho más sostenible

Estilo rompedor para
ser un Hyundai, y que
muestra la nueva línea
de diseño de la marca./
Estilo rompedor para ser un Hyundai, y que muestra la nueva línea de diseño de la marca.

Al conducir un coche híbrido, transformamos nuestras costumbres al volante para favorecer un menor consumo

REDACCIÓN MOTOR

Nos lo decían algunas marcas, y a veces cuesta creerlo, pero cuando conducimos un coche ecológico, bien sea híbrido o eléctrico, intentamos hacerlo lo mejor posible para gastar menos combustible. El 'juego' empezó cuando la primera marca que fabricó un coche híbrido puso una gran pantalla que mostraba hacia donde se dirige la energía en cada momento, y es satisfactorio ver como, al levantar al acelerador, la energía recarga las baterías. A partir de ahí y casi sin darnos cuenta nuestra conducción, con o sin pantalla, se va orientando hacia el mínimo consumo. Anticipamos las maniobras levantando el pie del acelerador para no tocar el freno, pisamos menos el acelerador a fondo intentando mantener el reloj que ahora ocupa el cuentarrevoluciones en su zona 'eco' y vemos como el reloj que marca la recarga de la batería se va llenando, aunque sin olvida que,, cuando hace falta potencia, debemos pisar a fondo. El coche ayuda, ya que en esos momentos se conecta de forma automática el modo Sport y los cambios de marcha son más veloces.

Así hemos conseguido bajar nuestro consumo promedio por debajo de los seis litros, con unos cinco en los recorridos urbanos habituales. Algunos de ellos los intentamos hacer en modo totalmente eléctrico. Basta que acompañe un poco el recorrido, como una cuesta abajo o calles sin pendiente, para que el modo 'EV' que señala que solo se utiliza la parte eléctrica, se mantenga en marcha durante más tiempo del que esperábamos.

Del interior sorprende la alta tecnología presente en un coche pequeño: cambio automático con 'auto hold', que hace que no tengamos que pisar el freno en los semáforos como sucede en otros coches automaticos, volante y cuatro asientos calefactados, asientos delanteros ventilados, conectividad al móvil con aplicación blue-link exclusiva de Hyundai, instrumentación en el parabrisas... todo un mundo de detalles insólitos en un coche, a priori, de tarifas ajustadas. Esta versión Style sale por alrededor de 28.500 euros, una tarifa que se puede reducir significativamente con las ofertas financieras de la marca y que nos da acceso a un bonito SUV con etiqueta 'eco'.