Serra d'Irta, paraje de montaña junto al mar

Entre Alcossebre y Peñíscola, un paraíso de bosque salvaje junto al mar./
Entre Alcossebre y Peñíscola, un paraíso de bosque salvaje junto al mar.

C. RODRIGO

La Comunitat cuenta con una extensa red de parques naturales, algunos de ellos pegados a la costa, entre los que el de la Serra d'Irta es uno de los más grandes, sólo por detrás de l'Albufera, aunque son completamente diferentes. A este paraje de Castellón se puede acceder desde Valencia bien por la autopista de peaje AP-7 o por la autovía gratuita CV-10, que nos lleva hasta el aeropuerto de Castellón, dejando después un pequeño tramo de carretera nacional que nos lleva hasta Alcossebre. En total unos 130 kilómetros que se recorren en hora y media. Desde allí podemos recorrer el municipio o bien seguir la carretera nacional para acceder directamente al parque. El mismo está recorrido por algunas pistas que podemos transitar en coche, con rutas en bici y tamibén a pie.

El parque se compone de un gran pico de 570 metros de altura, el Campanelles, y dos sierras que, de forma abrupta, llegan al mar dejando acantilados, playas y calas junto al mar. Además de parque natural, la parte costera es reserva marítima, con una gran cantidad de aves que anidan en la zona y que se suman a alguna especie de vegetación endémica, en especial el geranio de Irta, de color violeta . La visita en verano es calurosa, por lo que conviene protegernos del sol e hidratarnos de forma constante. Tras visitar el parque podemos disfrutar de Alcossebre o Penyíscola o refrescarnos en las playas para terminar nuestra ruta.