Sainz-Cruz y el Peugeot 3008 DKR, combinación perfecta en el Dakar