Rompiendo barreras

Márquez, durante la celebración de su séptimo título en Motegi./
Márquez, durante la celebración de su séptimo título en Motegi.

Marc Márquez consiguió en Japón su séptimo título mundial de motociclismo tras una temporada de dominio absoluto en MotoGP

NACHO MARTÍN-LOECHES

Se nos acaban los calificativos con Marc Márquez. Tras una temporada en la que ha dominado sobre sus rivales con puño de hierro, en el Circuito de Motegi, la casa de Honda, consiguió proclamarse campeón del mundo por séptima vez, un título que supone su quinto campeonato en la categoría reina.

No ha sido fácil

La temporada 2018 de MotoGP ha parecido fácil para Marc Márquez por sus resultados, pero no ha sido así. Con Ducati postulándose como la mejor moto desde la primera carrera en el circuito de Losail, Marc llevó la Honda al límite con su pilotaje agresivo ya característico. La dupla Dovizioso-Lorenzo no le han puesto las cosas nada fáciles, pero Marc ha terminado siendo el más regular. Además de superar a las Ducati, la temporada empezó en la segunda carrera con momentos de mucha tensión para el piloto español. En Argentina, provocó varios toques y hasta tiró a Valentino Rossi, por lo que recibió una merecida sanción por parte de dirección de carrera, pero también una lluvia de críticas a nivel mediático por su estilo de pilotaje.

Todavía quedan tres Grandes Premios para que acabe el Mundial con el fin de fiesta en el Ricardo Tormo

Aun así, la tercera carrera del año no podía ser en mejor sitio, Austin, pista donde solo se ha visto ganar a Marc desde su inauguración en el año 2013. Tras ese momento el mundial llegó a Europa, concretamente al circuito de Jerez, donde Márquez ganó y se colocó líder. Ya nadie pudo bajarle de ese puesto.

De los Grandes Premios que quedaban por delante, el de Italia fue el único en el que se quedó fuera del podio, terminó décimo sexto, pero todas las demás carreras hasta la consecución del campeonato en Motegi acabó entre los tres primeros. En total, hasta la cita japonesa y con tres pruebas para finalizar la temporada, Márquez consiguió sumar ocho victorias y trece podios, una regularidad al alcance de muy pocos.

En Argentina, Márquez 'la lió' tras tirar a Valentino Rossi.
En Argentina, Márquez 'la lió' tras tirar a Valentino Rossi.

Agranda su leyenda

Marc Márquez ya ha puesto su nombre entre los más grandes. Tras el Gran Premio de Japón se convirtió en el piloto más joven en ganar cinco campeonatos de la categoría reina con 25 años y 246 días, además, también es el más joven en ganar siete mundiales. Con estos siete campeonatos, se une a la legendaria lista de pilotos que tienen siete o más campeonatos del mundo: John Surtees con siete, Phil Read con siete también, Carlo Ubbiali, Mike Hailwood y Valentino Rossi con nueve, Ángel Nieto con doce más uno y Giacomo Agostini con quince.

En cuanto a las victorias, tras setenta años de carreras del Mundial, el piloto de Honda es el primero que gana cinco carreras como mínimo cada temporada en los últimos nueve años. Ha superado su propio récord, ya que el último que tenía una estadística parecida fue Mike Hailwood, quien logró cinco victorias por temporada entre los años 1961 y 1967. Si hablamos de las poles, es el piloto que tiene más poles en la historia del Mundial, en total 78.

Siempre mirando alto

Desde que el piloto de Cervera se inició en el Mundial e incluso en categorías inferiores, se vio claramente que su talento le iba a llevar muy lejos. El año 2010 fue el de su primer campeonato, concretamente de la extinta categoría de 125 centímetros cúbicos con motos de dos tiempos. El campeonato lo ganó en la última carrera de Valencia, y dos años después volvió a subir a lo más alto, concretamente en Moto2 con Suter. En 2013 dio el salto a MotoGP y, desde la primera carrera, ya lo dijo el mismísimo Valentino Rossi tras ganarle un gran duelo al de Cervera: «Si no le paramos ahora, en un futuro será muy difícil vencerle». Y así fue, 'El Doctor' tenía razón, ganó experiencia muy rápidamente y en su primera temporada en la categoría reina le ganó el título en Valencia a Jorge Lorenzo. Con la experiencia adquirida, 2014 fue casi 'un paseo' para Marc, y es que no solo se llevó su segundo título de MotoGP, sino que se hizo con algo que solo pudieron hacer Agostini y Doohan: conseguir diez victorias consecutivas. Desde el Gran Premio de Qatar hasta la carrera de Indianápolis nadie pudo superarle. La moto también acompañaba a su pilotaje, pero 2015 fue otra historia, fue el año en el que Márquez aprendió más. Las Honda no iban bien y, las Yamaha, encontraron una puesta a punto que las hacía muy fuertes en todos los circuitos. Marc cometió muchos errores, buscando resultados a los que la Honda no le permitía llegar, y eso lo reconoció a final de año, unas situaciones que le enseñaron a pensar mucho más encima de la moto.

En el Circuit Ricardo Tormo se llevó su primer campeonato del mundo en 2010, categoría de 125 centímetros cúbicos
En el Circuit Ricardo Tormo se llevó su primer campeonato del mundo en 2010, categoría de 125 centímetros cúbicos

Llegó 2016 y volvió a ser campeón. Desde ese año ya son tres títulos de forma consecutiva, el más complicado, sin duda, fue el de 2017, en la que tuvo que hacer una segunda parte de campeonato casi perfecta para poder superar a Andrea Dovizioso, que formó una dupla con su Ducati de ensueño. El título se decidió en el Circuit Ricardo Tormo en una final de infarto en la que Marc Márquez hizo una salvada en la primera curva del trazado valenciano que nos dejó a todos con la boca abierta. Como él dijo, su codo les dio el Mundial.

¿Qué será de su futuro?

La temporada que viene el equipo Repsol Honda contará con Márquez y Lorenzo en sus filas. Sin duda es uno de los equipos más potentes de la historia, y la competencia será muy fuerte. En Valencia tendremos la oportunidad de ver a Jorge por primera vez encima de la Honda en los primeros test oficiales de MotoGP durante la semana siguiente del Gran Premio. Márquez no puso ningún inconveniente a Honda en fichar a Lorenzo. Como él dice, quiere a sus rivales con sus mismas armas. En este caso, el campeón del mundo conoce a la perfección a su Honda, pero ya hay muchas voces que desean ver el rendimiento de Marc sobre otra moto en un futuro. El piloto español no se plantea esa posibilidad, pero obviamente a todos nos encantaría ver su rendimiento con otra moto, eso sí, hay que ser pacientes, con todo lo que ha ganado parece que no nos demos cuenta de que tan solo tiene 25 años, por lo que le queda una larga trayectoria por delante si las lesiones le respetan. Muchos también se preguntan dónde está el límite de este piloto, pero eso solo lo puede marcar él mismo. Actualmente es casi imposible superarle, sus rivales necesitan trabajar muy duro para llegar a marcar su ritmo y, como buen campeón, él mismo debe ser su primer rival. Estamos viviendo una era dorada del motociclismo, y mientras muchos buscan constantes rivalidades y polémicas, tenemos que centrarnos en disfrutar de pilotos como Márquez, Rossi, Lorenzo, Dovizioso o Viñales entre muchos otros, porque dentro de unos años, esta preciosa generación se convertirá en grandes recuerdos.

 

Fotos

Vídeos