Pura sangre para todos

Con el sistema de cuatro ruedas motrices, un potente motor de 280 CV y una puesta a punto casi de carreras, este Renault es un coche perfecto para un día de circuito./
Con el sistema de cuatro ruedas motrices, un potente motor de 280 CV y una puesta a punto casi de carreras, este Renault es un coche perfecto para un día de circuito.

El Mégane RS combina sus 280 CV con la tecnología derivada de competición para ofrecer un súper GTI digno de la marca

CÉSAR RODRIGO CIRCUITO JEREZ

Los aficionados estaban esperando la llegada del nuevo Mégane RS, del que Renault ya adelantó algunos datos en el pasado Salón de Francfort. La ubicación que la marca francesa ha elegido para dar a conocer la versión más radical del famoso compacto no podía ser mejor. Jerez es famoso, entre otras muchas cosas, por sus caballos y su circuito, uno de los más carismáticos de nuestro país, donde hemos puesto a prueba el pura sangre de Renault.

El Renault Mégane RS es el heredero de una saga de deportivos compactos que se ha convertido en uno de los favoritos entre la prensa especializada y el público en general, especialmente de aquéllos que utilizan su coche a diario y también en circuito. Tras dos generaciones llenas de elogios, el nuevo Mégane repite la fórmula de tracción delantera, motor dos litros turbo y eje trasero convencional en lugar de los sofisticado multibrazo. Con 280 CV, la mayor novedad es la llegada de la dirección al eje trasero a este sector GTI.

Existen dos versiones que se diferencian en el reglaje de su chasis. La primera es la denominada chasis 'sport', que está disponible con un efectivo cambio automático de doble embrague. La segunda versión, denominada chasis 'cup' se diferencia principalmente por poder equipar cambio manual, una suspensión más dura, autoblocante y la posibilidad frenos de mayor capacidad.

Cuenta con un sistema de cuatro ruedas directrices para aumentar la estabilidad a cualquier velocidad

Cuenta con una tecnología que permite elegir entre cinco modos de conducción: confortable, neutral, personalizado, deportivo y de carreras, este último desactiva el control de estabilidad, y el deportivo lo hace más permisible. Los modos también actúan en la dureza de la dirección, la respuesta del motor y la velocidad de la caja de cambios.

Tecnología de F1

Antes de ir al circuito lo probamos por los magníficos puertos de montaña que rodean Jerez a bordo de la versión 'Sport', donde se encuentra cómodo este deportivo. Sorprende no solo por lo rápido y estable que es, si no por tener un buen compromiso con el confort, para ser un coche de estas características.

Una novedad en el sector es el sistema de dirección trasera '4Control', un mecanismo que incorporan los Ferrari o Porsche más potentes... y ahora también este Mégane.

El sistema permite a las ruedas traseras girar levemente en el mismo sentido que las delanteras cuando vamos por encima de sesenta por hora y en el contrario cuando vamos por debajo de esa velocidad. En el modo de conducción 'Race' este límite se sitúa en 100 por hora. Gracias a su actuación aumenta la estabilidad a alta velocidad y el paso por curvas cerradas es más rápido.

El equipamiento ofrece todo lo que se le puede pedir a un coche hoy en día, cuenta con una buena pantalla que hace las veces de navegador, equipo multimedia y sincronización con Apple y Android. Además, cuenta con un sistema denominado 'RS Monitor', que te muestra información del coche en tiempo real, con más de cuarenta sensores y la capacidad de sincronizar estos parámetros con una cámara del tipo go-pro en la que aparecerán sobreimpresos estos parámetros, pensada, sobre todo, para mejorar la conducción de los que realizan tandas en circuito.

Adaptado a las carreras

En el interior los asientos son de alcántara, con buen agarre lateral y costuras en rojo. El volante también es nuevo y las levas del cambio, fijas a la columna de dirección, son muy largas en su parte superior. Por fuera el paragolpes delantero es mucho más bajo, como el trasero, que integra difusor y salida de escape central. Algunos detalles, como los antiniebla con la forma de la bandera a cuadros hacen de este coche un capricho muy especial. Es más ancho que las demás versiones del Mégane y las llantas pueden ser de 19 pulgadas en opción.

Listos para la pista

En circuito probamos la versión 'chasis cup' ,con caja de cambios manual y los frenos mejorados. El comportamiento es impecable, su capacidad de tracción no tiene límite y la frenada es inagotables, poco más que decir. Al no probar esta versión por carretera, queda la duda su capacidad de filtrar las irregularidades del asfalto y de su nivel de confort. Esta versión también puede equipar en opción unos asientos aún más deportivos de la marca alemana Recaro.

Su motor ofrece 280 CV, con una fuerza de empuje muy constante, lo que permite salir de curvas cerradas en tercera velocidad sin notar falta de respuesta del motor. El equipo de Renault Sport ha trabajado mucho en la línea de escape, no solo en su eficacia, si no también en el sonido que ofrece, que es mayor en modo de conducción Sport o Race.

El precio de la versión menos radical es de algo más de 36.000 pero hasta verano se puede conseguir 31.900, lo que es un precio más que competitivo. El 'chasis cup' es 2.000 euros más caro.

La marca ha anunciado una futura versión, que llegará a lo largo de 2018 y que será aún más deportiva, superando los 300 CV con la mirada puesta en la competición.

Conclusión

Renault ha vuelto a demostrar de lo que es capaz ofreciendo un súper GTI de 280 CV, con buen equilibrio entre confort y deportividad y por un precio que empieza en 31.900 euros, una cifra casi imbatible.

Fotos

Vídeos